FBI

El grupo acusado de intentar raptar a Gretchen Whitmer tenía en la mira a otro gobernador

Un agente del FBI brindó información detallada del caso.
miércoles, 14 de octubre de 2020 · 09:23

El grupo acusado de intentar capturar a la gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer, confesó que también tenían intenciones de hacerlo con el gobernador de Virginia, Ralph Northam.

Ayer, un agente del Buró Federal de Investigaciones (FBI) compareció ante la corte durante una audiencia preliminar, luego de haber hablado con el grupo acusado de intentar raptar la gobernadora demócrata.

Northam agradeció al FBI por su trabajo, pero aún no se manifestó respecto a los extremistas.

Se trata del agente Richard Trask, quien confirmó que las motivaciones detrás de los planes delictivos estaban en los bloqueos de actividades a partir de la pandemia de coronavirus. Whitmer y Northam, al igual que otros gobernadores demócratas, impusieron fuertes restricciones para contener la propagación de la enfermedad en sus estados.

La idea, en ese momento, era potencialmente raptar a un gobernador en funciones y destituirlo de su cargo.

Whitmer acusó a Donald Trump de promover la violencia contra sus opositores.

Según explicó Trask, las autoridades del FBI tuvieron acceso a la información el 6 de junio, gracias a un informante interno del grupo. Un miembro -presuntamente en desacuerdo con el giro violento del accionar grupal- se acercó a las autoridades de Dublin, Ohio.

Los documentos judiciales marcan que el grupo planeaba acciones violentas contra los funcionarios desde hace meses. De hecho, llegaron a realizar entrenamientos tácticos y ensayar la fabricación de explosivos.

Hace casi dos semanas, el grupo acusado de intentar capturar a la gobernadora Whitmer fue desbaratado y terminó con seis personas acusadas de conspiración a nivel federal. Las otras siete, deberán enfrentar cargos estatales por asociación al grupo paramilitar “Wolverine Watchmen”.

En ese entonces, Whitmer agradeció el esfuerzo de las fuerzas de seguridad y apuntó contra el presidente Donald Trump, por “alentar la violencia contra quienes no piensan como él”. Desde la Casa Blanca, se limitaron a responder que el mandatario condenaba cualquier hecho de violencia.