CONVENCIÓN NACIONAL REPUBLICANA 2020

Jon Ponder: la historia del exconvicto indultado por Trump

El presidente firmó el indulto en la segunda noche de la Convención.
miércoles, 26 de agosto de 2020 · 08:50

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, abrió la segunda jornada de la Convención Nacional Republicana con la firma de un indulto a un exconvicto que se ha transformado en un importante activista social.

Se trata de Jon Ponder, un ladrón de bancos que fue arrestado por el FBI en 2004 y, tras pasar cinco años en prisión, decidió fundar la organización “Hope for Prisoner”, para trabajar en proyectos de reinserción social.

Ponder estuvo presente en la convención mediante un video grabado junto a Richard Beasley, el agente del FBI que lo arrestó. Según contaron, hoy son grandes amigos y el agente fue uno de los principales responsables del nuevo rumbo tomado por el actual activista.

“El movimiento comenzó como un sueño, en una pequeña celda de prisión, y ahora está marcando una diferencia en la vida de miles, realmente brindando esperanzas de que hay una oportunidad y una comunidad que está esperando y dispuesta a ofrecerles una segunda oportunidad”, aseguró el Presidente.

Mi esperanza para Estados Unidos es que todas las personas, independientemente de su raza, color, clase o procedencia, aprovechen el hecho de que vivimos en una nación de segundas oportunidades”, agregó Ponder.

Ponder creció en New York, donde desde pequeño se habituó a una vida delictiva. Desde su adolescencia hasta después de sus 30 años, su vida no fue más que un círculo vicioso entre el delito y la prisión.

Sin embargo, cuando Beasley lo arrestó luego de haber robado un banco bajo los efectos de las drogas y el alcohol, el joven terminaría en una cárcel federal durante cinco años, en los que su vida cambiaría para siempre.

Ponder comenzó a pregonar la fe y, al momento de salir, ya tenía tomada la decisión de convertirse en activista para mejorar la vida de los exconvictos. A principios de este año, la Junta de Indultos de Nevada le perdonó sus condenas anteriores, y su historial delictivo fue borrado oficialmente ayer por el propio presidente Trump.