FLORIDA

Joe Biden pasó por Florida y cuestionó a Donald Trump sobre su destrato a los veteranos

El candidato viajó por primera vez al estado durante su campaña.
miércoles, 16 de septiembre de 2020 · 08:51

El candidato presidencial demócrata, Joe Biden, viajó ayer por primera vez durante su campaña al estado de Florida con la misión de impresionar a los votantes latinoameriacanos de la región, que representan gran parte de la ciudadanía local.

El exvicepresidente aprovechó su parada en el estado para celebrar una reunión con veteranos. Allí, cuestionó al presidente Donald Trump sobre sus recientes declaraciones publicadas por The Atlantic, donde llama a los veteranos de guerra “tontos” y “perdedores”.

En ninguna parte sus faltas son más evidentes y ofensivas, al menos para mí, que cuando se trata de su denigración de nuestros militares, veteranos, guerreros heridos y caídos.

Biden no sólo respaldó “el deber, honor y patria” de quienes han pasado por el servicio militar, sino que recordó a su hijo Beau, quien fue parte y perdió la vida en la guerra de Irak con la Guardia Nacional.

Asimismo, el candidato se refirió puntualmente al programa de atención médica “Veterans Choice” y al sistema de Asuntos de Veteranos (VA). Se trata de un programa bajo gestión estatal y financiado con las arcas públicas, que les otorga a los veterano servicios de salud.

Obama promulgó la Ley de Responsabilidad y Elección de Acceso de VA en 2014. A Trump le gusta decir que aprobó la elección de VA, pero al igual que todo lo que dice, es producto de su imaginación.

Florida será un estado clave en las próximas elecciones del 3 de noviembre, como lo fue hace cuatro años. Las encuestas todavía sugieren una victoria de Biden, pero la brecha es cada vez más pequeña en cada consulta popular.

Los críticos del exvicepresidente lo acusan de “haber dado por sentado” el voto hispano, que podría sorprenderlo negativamente en los comicios. Lo cierto es que, pese a su compromiso declarado con la comunidad, su primer viaje a Florida llega apenas siete semanas antes de la elección.