CALIFORNIA

Los Ángeles: la policía baleó a un afroamericano mientras escapaba

El hecho ocurrió el lunes y desató protestas en la ciudad.
miércoles, 2 de septiembre de 2020 · 10:05

Dos agentes policiales de Los Ángeles abrieron fuego contra un afroamericano de 29 años el pasado lunes por la tarde. El sujeto, identificado como Dijon Kizzee, falleció en el acto y la ciudad fue escenario de múltiples protestas.

Apenas una semana después del tiroteo a Jacob Blake en Kenosha, otro incidente entre las fuerzas de seguridad y un afroamericano vuelve al centro de la escena. El teniente Brandon Dean explicó cómo se desarrolló el incidente en el condado de California.

Según explicó Dean, dos efectivos intentaron detener a Kizze mientras iba en su bicicleta “rompiendo los códigos de vehículos”. Una vez que se acercaron, el afroamericano golpeó a los policías a puñetazos y dejó caer la ropa que llevaba.

En ese momento, ambos oficiales advirtieron la presencia de una pistola semiautomática negra en las prendas que se cayeron, y dispararon a quemarropa contra Kizze. El hombre falleció en el momento, y ninguno de los policías resultó herido.

De cara a otro enfrentamiento judicial por violencia policial, la familia del joven de 29 años es representada por el activista Najee Ali y el abogado Ben Crump, el mismo representante de la familia de Jacob Blake. La familia le pidió el enjuiciamiento de los dos agentes, quienes todavía tienen su identidad resguardada.

“Estar en posesión de un arma, y en realidad usar un arma, tenerla en las manos son dos cosas diferentes. (Kezze) no apuntó con el arma”, aseguró Ali.

El incidente llega en un contexto marcado a fuego por los conflictos sociales a partir de la violencia policíal con la comunidad afroamericana. El homicidio de George Floyd el 25 de mayo, o el tiroteo a quemarropa contra Jacob Blake el último 23 de agosto, generaron múltiples protestas en todo el país, muchas de las cuales terminaron con más víctimas fatales.

“Somos humanos. Me importa un bledo de qué raza eres. Somos seres humanos”, agregó con indignación Fletcher Fair, tía de la víctima.