DONALD TRUMP

Los informes sobre la evasión fiscal de Trump socavan su prestigio como empresario

El magnate pagó solo 750 dólares de impuestos en 2016 y 2017.
lunes, 28 de septiembre de 2020 · 11:14

El periódico The New York Times publicó ayer una investigación donde marca que el presidente Donald Trump pagó solo 750 dólares de impuestos federales en 2016. La denuncia pública por evasión fiscal sacudió la arena política del país, a poco más de un mes para las elecciones.

Más allá del desprestigio y la vergüenza que se desprende de una conducta ilegítima por parte de un mandatario, la investigación también socava el reconocimiento de Trump en los sectores empresarios y en la bolsa, donde tiene uno de sus principales baluartes electorales.

Según detalló la información, el magnate no pagó ningún impuesto federal sobre la renta en once de los dieciocho años que pasaron desde el 2002, “en gran parte porque informó haber perdido mucho más dinero del que ganaba”, reza la investigación. Las deudas, actualmente, escalarían a más de 300 millones de dólares.

El informe se basa en los datos del Servicio de Impuestos Internos​ (IRS), que sugiere que distintas actividades bajo gestión de Trump -como sus campos de golf- han reportado pérdidas en los últimos años.

El multimillonario, de esta manera, no solo ve consecuencias políticas por el informe, sino que también sufre el descrédito de su imagen de empresario; justamente, uno de los argumentos centrales de su campaña y de su promesa de “reactivación económica” tras la pandemia de coronavirus.

Trump desmintió rotundamente el artículo, y acusó que la propia IRS no lo ha tratado de la mejor manera. El organismo, además, estaría en proceso de una auditoría a causa de la legitimidad un reembolso mayor a los 70 millones de dólares tras el reporte de pérdidas millonarias.

Sin dudas los datos de la investigación del periódico neoyorquino serán dardos de oro para el candidato presidencial demócrata Joe Biden en el primer debate presidencial, que tendrá lugar mañana a la noche desde Cleveland.

Trump, presionado por una pandemia que no para de sumar contagios en el país y una economía que enfrenta una de las mayores crisis de su historia, deberá dedicarse algunas horas para pensar de qué manera se defenderá ante su contrincante.