JOE BIDEN

El paquete de gastos excepcionales de Biden enfrenta su primera discusión en el Senado

Los republicanos consideran que las cifras son exorbitantes.
martes, 26 de enero de 2021 · 12:04

El presidente Joe Biden se enfrenta a sus primeros desafíos bipartidistas en medio de la introducción de su proyecto de respuesta a la crisis generada por el coronavirus y la solicitud de juicio político contra Donald Trump.

El mandatario confía en que los senadores del ala moderada republicana así como sus aliados demócratas aprobarán su "paquete de gastos excepcionales" para contravenir los efectos de la pandemia. Sin embargo, partidarios y contrincantes no parecen muy convencidos.

 El paquete incluye un cheque de 1.400 dólares, que será entregado a los estadounidenses más vulnerables.

El político deberá demostrarle al país que es capaz de influir en los legisladores, sobre todo, porque varios de los gastos incluidos en el plan para combatir al coronavirus fueron propuestos por su equipo durante la campaña electoral.

Respecto a los avances en las negociaciones, Biden afirmó este lunes que su extensa carrera como político en Washington D. C. le ha enseñado que "esto apenas comienza" y que "pasarán algunas semanas antes de conseguir el acuerdo".

Fuente: (Telemundo)

"No espero saber si ya tenemos un acuerdo o en qué medida todo el paquete podrá ser aprobado o no. Hay que esperar hasta el final del proceso, que, probablemente, será en un par de semanas", aseveró el jefe de Estado

Por último, el presidente aseguró que "no seleccionará ni sacará elementos de su programa", ya que "cada uno va de la mano del otro", motivo por el que insistió en que "el tiempo será esencial" para la aprobación de las medidas.

La Casa Blanca ha dejado en claro que el presidente Biden buscará lograr el apoyo republicano para su paquete de ayuda de 1.9 billones de dólares.

El presidente Joe Biden se refirió a la decisión de sus colegas demócratas y algunos representantes republicanos de comenzar un juicio político contra Donald Trump y afirmó que "esto tiene que suceder".

Aunque el nuevo mandatario reconoció que este proceso podría retrasar su agenda política en el Congreso, consideró que no realizarlo "tendría un efecto mucho peor sobre su Gobierno".