ERIC TRUMP

Sin privilegios presidenciales: Eric Trump voló a New York en clase económica

El tercer hijo del magnate solía viajar en el Air Force One.
martes, 26 de enero de 2021 · 15:34

Eric Trump, el hijo del expresidente Trump, dejó de ser el "primer hijo de los Estados Unidos" y, con la pérdida de este rol, también finalizaron sus viajes en primera clase y sus paseos en el Air Force One (avión presidencial).

Este domingo, el hijo del expresidente volvió a New York desde Palm Beach, Florida, y tuvo que hacerlo a bordo de un vuelo de clase económica en la aerolínea Delta, una gran diferencia respecto a la vida opulenta que ostentó durante el mandato de su padre.

Eric dirigía The Trump Organization mientras su padre se desempeñaba como presidente.

Según la revista TMZ, Eric, su esposa, Lara, y sus dos hijos no esperaron el avión en la terminal como hacen todos los pasajeros, sino que fueron escoltados a la aeronave por agentes del Servicio Secreto.

"Eric Trump puso su equipaje de mano en los compartimentos superiores y los niños se portaron bien. Lara los acompañó al baño un par de veces durante el vuelo", señaló una fuente periodística.

Al volver a New York, el heredero deberá lidiar con la pérdida de más de 120 millones de dólares en ingresos que le ha dejado el 2020 a The Trump Organization.

Al abordar la aeronave, el tercer hijo de Donald Trump no pasó desapercibido y fue abordado por algunos pasajeros, quienes le solicitaron tomarse selfies, a lo que Eric accedió cordialmente.

El viaje desde Washington D. C. a Palm Beach, Florida, fue el último vuelo que el hijo del magnate realizó en el Air Force One y seguirá así, a no ser que su padre logre retomar el control de los Estados Unidos tal como prometió.

Eric y su esposa, Lara, son los únicos miembros de la familia Trump que no han abandonado su ciudad natal (New York).

Antes de abandonar su cargo, Donald Trump extendió el plazo de protección del Servicio Secreto a su familia por seis meses, un hecho considerado "bastante inusual".

Analistas consideran que el magnate pudo haber extendido los servicios de protección a sus hijos con el fin de ahorrar los gastos que supone la seguridad privada. Serán los contribuyentes estadounidenses quienes la pagarán por un lapso de medio año.