ALIMENTOS

Hallaron niveles "peligrosamente altos" de metales tóxicos en alimentos para bebés

No hay claridad respecto al daño que podría causar en los niños.
jueves, 4 de febrero de 2021 · 15:13

Una reciente investigación liderada por el Congreso reveló que existen altas concentraciones de metales tóxicos en varias de las principales marcas de alimentos para bebés del país, por lo que solicitó a los organismos de regulación alimenticia federal establecer estándares de fabricación más estrictos.

El reporte presentado por el Subcomité de Política Económica y del Consumidor de la Cámara de Representantes indica que, en las líneas de alimentos de las compañías Gerber, Beech-Nut, Walmart, entre otras cadenas de suministros alimenticios para bebés fueron encontrados "niveles peligrosamente altos" de arsénico, plomo, cadmio y mercurio.

Las empresas permiten niveles peligrosamente altos de metales ​​tóxicos en alimentos que a menudo han vendido.

La FDA ha insistido en que estos metales forman parte del medio ambiente.

Los fabricantes de alimentos para bebés argumentaron que sus productos contienen estos metales "en niveles seguros", aunque insistieron en que ya trabajan para reducir su presencia en los alimentos. Algunas empresas buscan nuevos proveedores y mecanismos de cultivo, ya que estos materiales tóxicos se encuentran muchas veces en el agua y en el suelo. 

Si los niños reciben esto todos los días, los efectos acumulativos podrían ser sustanciales.

"La FDA (en inglés, Food and Drug Administration) debería exigir niveles máximos de estos metales para los alimentos de bebés; la exposición a estos materiales podría resultar perjudicial para el desarrollo cerebral de los niños", reflexionaron desde la Cámara de Representantes.

Por su parte, la FDA, que regula la seguridad en la fabricación de alimentos y medicamentos, ha respondido que "no está claro el alcance del daño potencial" que podría causar el consumo de estos metales en los bebés, y que ha establecido una "guía voluntaria" respecto a la cantidad de arsénico o plomo que pueden contener algunos alimentos.

"Los efectos de estos metales en los niños podrían reducir su coeficiente intelectual y sus capacidades sociales", advirtieron los congresistas.

"La autorregulación no es la respuesta", replicó el representante demócrata, Raja Krishnamoorthi, presidente del subcomité de la Cámara. "No existe evidencia de una empresa en los Estados Unidos que cumpla con los estándares de clase mundial con respecto a los metales pesados ​​en todos los ámbitos", arrojó.

Ante esta réplica, la FDA insistió en que actualmente revisa los hallazgos hechos por el comité. No obstante, "los elementos tóxicos, como el arsénico, están presentes en el medio ambiente y entran al suministro de alimentos a través del suelo, el agua o el aire", respondieron.

Krishnamoorthi pidió desarrollar "estándares mucho mejores" en beneficio de las generaciones futuras.

"Debido a que no se pueden eliminar por completo, nuestro objetivo es reducir la exposición de los alimentos a los elementos tóxicos en la mayor medida posible", concluyó la agencia. 

Finalmente, los representantes del Congreso exigieron a la FDA obligar a los fabricantes a informar la cantidad de metales que se encuentran presente en sus alimentos en las etiquetas de valores y, gradualmente, exigirles reducir estos niveles al mínimo.

Otras Noticias