GEORGE FLOYD

George Floyd: terminó otro día del juicio contra Derek Chauvin en la corte de Minneapolis

El paramédico que atendió a la víctima prestó declaración.
jueves, 1 de abril de 2021 · 20:16

Tras otro largo día en los tribunales de Minneapolis, el juicio contra el primer acusado por el crimen de George Floyd, Dereck Chauvin, lejos está de terminar, ya que más testigos prestaron declaración hoy.

Una de las personas claves en el juicio fue el empleado de la tienda en la que George Floyd había entregado un billete de 20 dólares aparentemente falso: ayer, prestó testimonio sobre cómo dio anuncio a la policía.

Otros dos oficiales serán enjuiciados.

Sin embargo, otra persona fundamental en la investigación brindó hoy su versión de los hechos, puesto que fue quien atendió al hombre de Minneapolis minutos después de que se denunciara la situación a las autoridades.

El paramédico Derek Smith, quien llegó a la escena del crimen, narró que vio a George Floyd en el suelo y a los tres oficiales acusados encima de él. En ese sentido, Smith indicó que, al acercarse, notó que el afroamericano no respiraba.

Fuente: (La Vanguardia)

Cuando se le solicitó que describa la condición general de George Floyd, el paramédico relató que, “en términos sencillos, desde el primer momento pensó que estaba muerto”.

Luego de Smith, el capitán de bomberos Jeremy Norton, otro testigo clave, se sentó en el estrado de Minneapolis para narrar lo sucedido, y aseguró que George Floyd fue “asesinado” bajo la custodia policial.

A pesar de que faltan los argumentos de la defensa de Chauvin, los testimonios y las pruebas presentadas en los tribunales comprometen cada vez más al acusado, que enfrenta cargos por homicidio culposo y asesinato en primer y segundo grado.

 

El sargento de Chauvin

El sargento David Pleoger indicó hoy que no se le informó sobre la maniobra que utilizó el ex oficial de policía para reducir a George Floyd.

Por esto mismo, Pleoger argumentó que no consideró en un primer momento que haya habido algún uso indebido de la fuerza y lo definió como un “derribo” menos serio.