FLORIDA

Escasez de combustible: la comisionada de Agricultura de Florida pidió no acaparar gasolina

La crisis se desató tras la paralización de una empresa de oleoductos.
martes, 11 de mayo de 2021 · 12:38

Mientras el FBI (en inglés, Federal Bureau of Investigation) investiga el ciberataque sufrido por Colonial Pipeline Company, una de las empresas de oleoductos más grandes del país, las autoridades de Florida advierten que el estado experimenta escasez de gasolina, lo que podría generar acaparamiento y venta ilícita del combustible.

En este sentido, la comisionada de Agricultura de Florida, Nikki Fried, advirtió que los precios de la gasolina podrían aumentar en los próximos días y pidió a los habitantes “no asustarse” y, sobre todo, no comprar gasolina para acumularla.

Colonial Pipeline anunció el viernes que fue víctima de un ataque de ransomware, que obligó a sus funcionarios a cerrar temporalmente el 55 % de las operaciones de la compañía con el fin de evitar “daños mayores”. La medida provocó interrupciones y problemas de suministro en North Carolina, Mississippi, Georgia, Tennessee y Delaware, además del Sunshine State.

Algunas estaciones de combustible se vieron abarrotadas de conductores tras el rumor de una posible escasez de gas.

“Estamos en estrecho contacto con las agencias estatales y federales, así como con la industria del petróleo para analizar el avance de esta situación, pero lo más importante es no asustarse ni comprar gas si no lo necesita”, agregó la funcionaria de Agricultura de Florida.

Colonial Pipeline tiene su sede en Georgia y es responsable de suministrar casi la mitad del combustible utilizado en la Costa Este. La compañía de gasoductos espera poder restablecer las operaciones para este fin de semana.

Fuente: (Fast News)

El objetivo era "ganar dinero, no crear caos”, según los piratas informáticos

El FBI confirmó el lunes que DarkSide, un grupo criminal ruso profesional, es el principal responsable del ataque de ransomware que afectó a una de las redes de oleoductos más importantes del país, que cerró sus operaciones a raíz de este hecho el viernes pasado.

Los piratas cibernéticos habrían solicitado a la compañía un monto para el rescate de sus sistemas vulnerados; sin embargo, por recomendación federal, esta suma no sería pagada, mientras el Departamento de Defensa intenta recuperar el control de los sistemas.

En un ataque de ransomware, los piratas informáticos invaden el sistema de una empresa, cifran sus datos y congelan las operaciones para luego exigir un pago por liberar el control. El grupo confesó que su objetivo con el ataque era “ganar dinero, no crear caos”.