EL SALVADOR

Los congresistas Meeks y Sires pidieron revocar las visas de funcionarios de El Salvador

Consideran que el presidente salvadoreño está abusando del poder y es necesario que responda a los cuestionamientos de organismos internacionales.
martes, 4 de mayo de 2021 · 19:25

La destitución de los magistrados constitucionales de la Corte Suprema de Justicia y del fiscal general, por parte de los diputados oficialistas de El Salvador, es extralimitación de poder según Gregory Meeks, presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, y Albio Sires, presidente del Subcomité de Seguridad Civil del hemisferio occidental, Migración y Política Económica Internacional.

Albio Sires insistió en la necesidad de proceder para garantizar el buen uso de recursos.

Los funcionarios firmaron un documento sugiriendo que les sean revocadas las visas estadounidenses a los parlamentarios y funcionarios de la Policía Nacional Civil, que el sábado destituyeron a los jueces y el fiscal, y establecieron fuertes dispositivos frente a sus viviendas, “Instamos a la Organización de los Estados Americanos a revisar urgentemente si las acciones del Congreso de El Salvador han violado las obligaciones del país bajo la Carta Democrática Interamericana”.

Meeks y Sires coinciden en que el presidente del país centroamericano, Nayib Bukele, está excediendo el uso del poder y es necesario que Estados Unidos emita una respuesta firme:

Se debe reevaluar de inmediato la asistencia a las instituciones del sector judicial salvadoreño.

Los parlamentarios criticaron la extralimitación de poder de Nayib Bukele.

Los representantes señalaron que la administración responsable de los recursos de los contribuyentes estadounidenses requiere una evaluación objetiva de si estas personas recién instaladas en El Salvador, entre ellos el fiscal general, pretenden impartir justicia igualitaria bajo la ley salvadoreña o promoverán los intereses de Bukele y sus aliados.

 

La Fiscalía investigaba casos de corrupción del Gobierno actual

Para los congresistas, lo ocurrido es un golpe a la democracia de El Salvador, y creen que se dañó gravemente la integridad e independencia del sistema judicial, que investigaba actos de corrupción cometidos por funcionarios del Gobierno actual.

Se ordenó la presencia de la policía cerca de las viviendas de los funcionarios destituidos.

En una noche, el presidente Bukele borró efectivamente la separación de poderes y la independencia del poder judicial, condiciones de las que depende una democracia funcional.

El pasado sábado, con 64 votos a favor, 19 en contra y uno ausente, los diputados afines a la administración de Bukele, que asumieron en la Asamblea Legislativa, aprobaron la destitución de cinco magistrados de la Corte Suprema de Justicia y el fiscal general, Raúl Melara.

Tras lo ocurrido, el Ejecutivo ordenó que se custodiaran las viviendas de los destituidos y oficiales de la policía permanecieron frente a sus casas. A horas de lo ocurrido, el fiscal destituido renunció al cargo, al igual que dos magistrados, uno de ellos argumentó que su única hija está internada en un hospital público y teme por ella.

Otras Noticias