TEXAS

Trabajadores del hospital Houston Methodist protestaron contra las vacunas

El centro de salud anunció una política de inmunización obligatoria para sus empleados.
martes, 8 de junio de 2021 · 21:23

Al menos un centenar de trabajadores del Hospital Houston Methodist de Texas protestaron en contra del requerimiento de la vacuna contra el coronavirus para todos los empleados. Los trabajadores debían vacunarse el lunes, sin embargo, no todos están de acuerdo con la aplicación del fármaco.

Hace un mes, 117 trabajadores presentaron una demanda contra el centro de salud por su decisión de exigir la aplicación del fármaco. Aunque los CDC (en inglés, Centers for Disease Control and Prevention) recomiendan a los empleados sanitarios que se apliquen el fármaco, pocas empresas lo exigen a sus colaboradores.

El hospital es parte de un grupo de empresas que ha decidido exigir la aplicación del fármaco.

El Gobierno no está en contra de la exigencia

El Gobierno permite que los empleadores exijan a sus trabajadores la aplicación de las vacunas, pero muchas empresas dudan de la obligatoriedad por las consideraciones legales que la Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo dice que deben seguirse antes de exigir la aplicación de un medicamento.

Los participantes de la protesta rechazan que las vacunas sean obligatorias.

Existen empresas que desconfían de establecer la obligatoriedad, al menos hasta que las vacunas contra el coronavirus tengan la aprobación total de la FDA (en inglés, Food and Drug Administration), que hasta el momento solo ha otorgado una autorización de emergencia.

Algunos participantes de la protesta frente al Hospital Houston Methodist citaron la falta de aprobación del organismo federal, pese a que su argumento va en contra del ideal de los trabajadores médicos, que están en primera línea contra la COVID 19.

La mitad de los trabajadores de salud no se han vacunado

Una encuesta realizada en marzo reveló que casi la mitad de los trabajadores de salud no han recibido la vacuna contra el coronavirus, pese a ser los primeros entre los elegibles para recibir el fármaco, desde diciembre. El sondeo hecho por Kaiser Family Foundation encontró que los empleados sanitarios tenían preocupación por la novedad del fármaco y sus posibles efectos secundarios.