VIRGINIA

Retiran la estatua del general confederado Robert E. Lee en Virginia por ser un símbolo supremacista

El derribo se produce luego de cuatro años de tensos conflictos legales.
sábado, 10 de julio de 2021 · 09:40

Los trabajos de remoción de la estatua del general confederado Robert E. Lee en Charlottesville, Virginia, comenzaron la mañana de este sábado pese a los esfuerzos de algunos conservadores de mantener el monumento catalogado como “supremacista blanco” en pie.

El derribo de la estatua es el resultado de años de litigios y luchas legales de la comunidad del Old Domimion State junto con cambios en una ley estatal que protegía los monumentos de guerra.

“Derribar esta estatua es un pequeño paso más hacia el objetivo de ayudar a Charlottesville, Virginia, y a todo el país a lidiar con el pecado de estar dispuesto a destruir a los afroamericanos para obtener beneficios económicos”, dijo el alcalde Nikuyah Walker durante un discurso frente a medios de comunicación mientras las grúas se acercaban al monumento confederado.

El lugar de la estatua de Lee era un lugar de encuentro para manifestantes supremacistas blancos.

La remoción de la estatua del general Robert E. Lee acompañará a la del general Thomas “Stonewall” Jackson y se producirá casi cuatro años después de los enfrentamientos violentos acaecidos en Virginia tras el infame mitin supremacista “Unite the Right”. En esa ocasión, Heather Heyer, una contramanifestante pacífica, falleció  tras ser arrollada, lo que provocó un debate nacional sobre la equidad racial, aún más inflamado por la insistencia del expresidente Donald Trump de que había “culpables de ambos lados”.

Solo las estatuas, no sus pedestales de piedra, serán removidas el sábado. Se retirarán y guardarán en un lugar seguro hasta que el Ayuntamiento tome una decisión final sobre lo que se debe hacer con ellos. Según la ley de Virginia, la ciudad solicitaría a las partes interesadas en tomar las estatuas que oferten sus espacios hasta el pasado jueves. En total se recibieron diez solicitudes.

Los esfuerzos por acelerar su remoción se intensificaron tras el homicidio de George Floyd y a raíz del surgimiento del movimiento mundial Black Lives Matters.

La remoción de la estatua quita el soporte “histórico” al supremacismo blanco

Una coalición de activistas elogió a la ciudad situada en el centro de Virginia por actuar con rapidez para derribar las estatuas con celeridad y consideraron que “mientras las estatuas permanezcan en pie en los espacios públicos, indicarán que la comunidad tolera la supremacía blanca y la Causa Perdida por la que lucharon estos generales”, dijo un grupo llamado Take ’Em Down Cville.

El impulso de eliminación más reciente centrado en el monumento a Lee comenzó en 2016, gracias en parte a una petición iniciada por una estudiante de secundaria afroamericana, Zyahna Bryant. Rápidamente se entabló una demanda que puso en suspenso los planes de la ciudad, y los supremacistas blancos se ocuparon de rechazar este impulso.

“Esto está muy atrasado”, dijo Bryant, quien ahora es estudiante de la Universidad de Virginia. “No hay plataforma para la supremacía blanca. No hay plataforma para el racismo. No hay plataforma para el odio”.