FLORIDA

Una empresa de seguridad de Miami contrató a los detenidos por el asesinato de Jovenel Moise

La compañía los reclutó para presuntamente hacer labores de seguridad en Haití, según revelaron las investigaciones.
sábado, 10 de julio de 2021 · 22:35

Los colombianos detenidos en Haití y acusados de ser los autores del asesinato del presidente Jovenel Moise, presuntamente fueron contratados por una empresa de seguridad estadounidense con sede en Miami, Florida.

De acuerdo a las investigaciones en el país caribeño, los 17 colombianos capturados habrían sido reclutados para trabajar en CTU Security, empresa que hasta el momento no se ha pronunciado y las autoridades no han revelado quiénes estarían a cargo de ella. Aunque diferentes medios han llamado a los teléfonos de la compañía, fue imposible la comunicación.

Los colombianos detenidos fueron contratados para brindar seguridad a personalidades importantes y recibirían un pago mensual de aproximadamente 3 mil dólares. El juez Clément Noel explicó que dos de los detenidos son de origen haitiano-estadounidense y habrían sido contratados como traductores, pero hasta el momento no revelaron quién los contactó.

La esposa de uno de los capturados habló con un medio de comunicación de Colombia y confirmó que fue contratado por CTU Security. Según The Washington Post, ese detenido habría sido investigado por su relación con ejecuciones extrajudiciales cuando fue soldado en el Ejército colombiano.

La Policía de Haití declaró que avanza rápidamente para identificar a otros grupos que desempañaron un papel como autores intelectuales en el crimen.

Tres presuntos presuntos asesinos fueron abatidos por la policía. 

El asesinato del presidente

El presidente Jovenel Moise fue asesinado por un comando armado que ingresó a su vivienda el miércoles en la madrugada. Su esposa, la primera dama Martine Moise, también resultó lesionada pero se encuentra estable y recibe atención médica en Estados Unidos.

El mismo día del asesinato, las autoridades capturaron a 19 personas, de las cuales 17 son de origen colombiano; todos son investigados y presuntamente hay ocho prófugos. El comando habría sido conformado por casi 30 hombres que tuvieron aproximadamente 3 meses para planear el crimen.