Washington

El expresidente George W. Bush no está de acuerdo con retirar las tropas de Afganistán

Cree que las consecuencias para los residentes del país serán muy graves en los próximos meses.
miércoles, 14 de julio de 2021 · 16:17

El expresidente George W. Bush criticó la retirada de las tropas de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) de Afganistán y la calificó como un error que traerá consecuencias muy graves, especialmente para las mujeres y niñas que viven en el país.

Fue durante la administración del mandatario que ocurrió el atentado contra las Torres Gemelas, en 2001, y es quien decidió enviar tropas norteamericanas al Medio Oriente. A eso se debe su defensa de la presencia de los soldados:

Las mujeres y niñas afganas van a sufrir un daño indescriptible, van a ser abandonadas para ser sacrificadas por esta gente tan brutal y eso me rompe el corazón.

La presencia de soldados estadounidenses es mínima en este momento.

George W. Bush añadió que la decisión de retirar las tropas, que se tomó durante la administración del expresidente Donald Trump y es secundada por Joe Biden, es un error que tendrá consecuencias más negativas que positivas.

 

La retirada comenzó en mayo

La retirada de las tropas de la OTAN y Estados Unidos comenzó en mayo y concluirá a finales de agosto. Más de 2.500 soldados estadounidenses y casi 8 mil de la OTAN tenían presencia en el país a inicios de este año. La salida pone fin a 20 años de intervención militar motivada por el surgimiento de grupos rebeldes talibanes.

La presencia de talibanes en el territorio afgano es cada vez más fuerte.

La salida de las tropas coincide con el avance de los talibanes, que ya ocuparon grandes regiones del territorio afgano. Este posee un débil y desorganizado Ejército, el cual no logra mantener la estabilidad en el territorio y ha dependido mucho de la ayuda estadounidense.

Los talibanes tuvieron el poder en Afganistán entre 1996 y 2001 y en su resurgimiento han logrado tomar 117 de 407 distritos que existen en el país, y afirman tener el control del 85 % del territorio. Comenzaron una violenta ofensiva el 1 de mayo, cuando Estados Unidos y la OTAN comenzaron a retirar sus tropas.

Los rebeldes tienen bajo su poder los puestos fronterizos claves con Irán, Turkmenistán y Tayikistán, además de varios distritos de la provincia de Kabul. Los residentes creen que pronto atacarán la capital y la terminal aérea para evitar la llega y salida de visitantes.