TEXAS

Un migrante mexicano perdió la vida al intentar escalar el muro fronterizo en Texas

Permaneció dos días en estado crítico, pero no pudo recuperar el conocimiento.
domingo, 18 de julio de 2021 · 16:21

Un migrante mexicano perdió la vida luego de caer del muro que divide la frontera entre México y Estados Unidos en Texas, según informó la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza. Durante el viernes, un grupo de agentes fue alertado de que cerca de la estación de Brownsville una persona cayó al intentar escalar la barrera.

Al llegar al sitio, los agentes identificaron a un indocumentado de origen mexicano con una lesión grave en la pierna, y aunque fue trasladado a un hospital cercano, nunca recuperó el conocimiento. Tras permanecer dos días en estado crítico, finalmente los profesionales de salud decidieron retirarle el soporte vital y fue declarado muerto.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza no aclaró las posibles causas del fallecimiento y como el migrante estaba bajo su custodia al momento del deceso, la Oficina de Responsabilidad Profesional revisa el incidente, mientras que la Oficina del Inspector General del Departamento de Seguridad Nacional también fue notificada.

El Gobierno no especificó la altura del muro, ni aclaró si se trata de las antiguas o de las nuevas barreras construidas por el expresidente Donald Trump durante su administración, que son mucho más altas que las anteriores y representan un mayor riesgo para quienes intentan cruzar de forma irregular.

Más de un millón de migrantes cruzaron la frontera en el último año, la cifra más alta en dos décadas.

 

El muro y los migrantes

Desde mayo de 2020, la llegada de indocumentados aumentó considerablemente en la frontera. Sin embargo, con la llegada del presidente Joe Biden en enero de 2021, las cifras repuntaron drásticamente y la Casa Blanca reconoció la crisis migratoria y el efecto en los estados limítrofes.

Durante el último mes se alcanzó una cifra récord de detenciones, pues más de 188 mil personas intentaron cruzar irregularmente la frontera y fueron enviadas a centros de detención a espera de su expulsión o solicitud de asilo en Estados Unidos. Es el número más alto de la última década, según el Departamento de Seguridad Nacional.