GEORGIA

Exoneran a un hombre que pasó más de 20 años detenido en Georgia por un crimen que no cometió

Nueva evidencia genética apuntó hacia un sospechoso que fue descartado inicialmente por presentar una coartada que no fue verificada como correspondía.
miércoles, 21 de julio de 2021 · 17:42

Dennis Perry es originario de Georgia, tiene 59 años y pasó más de 20 en prisión tras ser condenado por el asesinato de una pareja. Esta semana recibió la libertad, fue exonerado de todos los cargos gracias a las nuevas tecnologías incluidas en las investigaciones, según confirmaron las autoridades.

El doble homicidio ocurrió el 11 de marzo de 1985, cuando dentro de una iglesia bautista del condado de Camden, del sureste del país, un hombre caucásico ingresó y atacó con arma de fuego a Thelma y Harold Swain, un matrimonio afroamericano. Aunque Perry fue encontrado culpable del asesinato, la evidencia de material genético hallada en la escena permitió que recuperara su libertad.

 

Un caso que pasó 15 años sin resolverse

No fue hasta el año 2000, 15 años después del crimen, que una nueva pesquisa se centró en Dennis Perry, vecino de la pareja y que había sido considerado sospechoso en 1988 tras una denuncia anónima y luego fue descartada por los primeros investigadores.  

En 2003, la madre de la exnovia de Perry testificó en su contra, dijo que pocos días antes del crimen, el hombre le confesó su intención de atentar contra Harold Swain porque le había solicitado un préstamo, pero el afroamericano se burló de él.

Basado en este testimonio, Perry fue procesado en Georgia y encontrado culpable, enfrentó la posibilidad de una pena de muerte y decidió renunciar a la posibilidad de apelar a cambio de cumplir dos cadenas perpetuas y aceptar los cargos.

Perry salió de prisión y fue recibido por su familia y varios activistas que celebraron el fin del juicio.

 

Hubo un nuevo juicio 

Luego de esto, el acusado insistió en su inocencia y en 2019 una investigación periodística encontró un vínculo entre el material genético de la escena del crimen con Erik Sparre, otro sospechoso que fue descartado por presentar una coartada que, aunque fue dudosa, no fue corroborada por los investigadores de ese momento.

En julio del año pasado, un juez revisó nuevamente la evidencia y aprobó la solicitud para realizar un nuevo juicio. Desde ese momento, Perry abandonó la prisión en Georgia y finalmente el 19 de julio de este año, el fiscal del distrito de Brunswick, Keith Higgins, levantó todos los cargos contra el señalado.