Project Power

Con Jamie Foxx a la cabeza, Netflix estrenó Project Power

El film se centra en una poderosa pastilla que por 5 minutos le otorga superpoderes a quienes las consumen
viernes, 14 de agosto de 2020 · 18:45

Con un elenco de primer nivel en el que se destacan Jamie Foxx, Joseph Gordon-Levitt y Rodrigo Santoro, Netflix lanzó uno de los esperados productos del mes. Se trata de una película de acción que mezcla narcotráfico y superpoderes.

Una peligrosa droga circula en las calles de Nueva Orleans, dándole 5 minutos de superpoderes únicos a quienes las consuman. Cuando parece estar a punto de emigrar al resto del mundo, el oficial Frank (Gordon-Levitt) intentará hacer cumplir la ley, aún a costa de tener que consumir él mismo la píldora.

En el medio, Art (Foxx) se le unirá casi que por accidente para destruir este peligroso circuito. Claro que en su caso las motivaciones son distintas: su hija fue secuestrada por los líderes de esta mafia.

Lejos de ubicarse como una nueva película de superhéores, Project Power pone el foco en otra discusión: ¿de qué son capaces las personas con tal de probar un poco de poder? Es que algunos cuerpos no toleran la pastilla por lo que sus consumidores terminan muriendo.

Se trata de una gran apuesta visual detrás de la que se ubican los directores Herny Joost y Ariel Schulman. Ambos habían trabajado juntos en la tercera y cuarta película de la saga de Actividad Paranormal, y algunas influencias se dejan ver en esta producción.

En este sentido, las escenas de lucha están muy bien logradas y buscan darle frescura al género de acción. Sin ir más lejos, la secuencia en la que Foxx y Gordon-Levitt se enfrentan al principal vendedor de la píldora destaca por la destreza técnica con la que fue filmada.

La película fue presentada en el 2017 como parte de las apuestas que se venían en la plataforma que lidera el streaming. Recién en octubre de 2018 comenzó a rodarse la fotografía principal.

Project Power se instala como otro claro ejemplo de que la N roja buscará seguir creciendo en términos de producción original. Cada vez son más los estudios y plataformas que apuestan al servicio on demand y la variedad de oferta aceptable en el catálogo no es negociable para mantener la competitividad.

Otras Noticias