TITANIC

No podrás creerlo: la línea más famosa de Titanic fue improvisada

La película que terminó de cimentar la figura de Leonardo DiCaprio le debe al actor uno de sus momentos icónicos.
domingo, 16 de agosto de 2020 · 16:16

Muchas películas se caracterizan por la intensidad de los directores a la hora de respetar los libretos. Sin embargo, hay otro selecto grupo en la que hay tiempo para probar cosas, de las que muchas veces salen momentos inolvidables.

Una de las obras maestras de James Cameron fue Titanic, que no sólo significó la consolidación de actores como Leonardo DiCaprio y Kate Winslet sino que también demostró de qué era capaz el realizador. Durante mucho tiempo, fue el film más taquillero de la historia, hasta que en el 2009 fue desplazada por otra de sus obras: Avatar. 

Si bien Avengers: Endgame logró destronar a Cameron de la cima, nada impide seguir pensando en que sus historias siempre llegan al corazón de la gente. Sin ir más lejos, Titanic debe ser una de las producciones que la audiencia elige ver una y otra vez, al punto de conocer de memoria sus diálogos.

En este sentido, son esos intercambios los que, a menudo, le dan la fuerza a las historias, y el caso de Titanic no fue la excepción. Pero lo que quizás no muchos saben es que una de sus frases más recordadas fue totalmente improvisada por Leonardo DiCaprio.

Más allá de los momentos recordados, como la palma de la mano en el auto o la inolvidable puerta hacia el final de la cinta, una de las escenas especiales muestra a Jack en la proa del barco. Allí, el actor tuvo un arrebato en el que se dejó llevar por la energía de la secuencia.

"Soy el rey del mundo", grita el joven Jack, feliz por haber logrado subir al Titanic, aún cuando no tenía plata para vivir su día a día. Según un reciente informe del portal Insider, la línea fue totalmente improvisada por DiCaprio.

Hoy en día, la frase es recreada por miles de personas en momentos de extrema felicidad. No hace falta estar navegando para hacerlo, simplemente basta con encontrarse al aire libre, quizás subido a un árbol o sobre una montaña, para gritar de alegría.

Titanic marcó un antes y un después en la carrera del actor que hoy tiene 45 años y pasó a ser una figura de referencia para el público adolescente. Fue tan importante el rol, que la leyenda dice que tiempo después tuvo que rechazar un protagónico en American Psycho, para no arruinar la imagen que había generado, particularmente entre las jóvenes que lo seguían.

Otras Noticias