CORY MONTEITH

Las explicaciones que dio Cory Monteith sobre las adicciones que terminaron con su vida

El actor había hablado sobre sus problemas dos años antes de su fallecimiento
lunes, 17 de agosto de 2020 · 12:23

El actor Cory Monteith, conocido por su actuación en Glee como Finn Hudson, falleció en 2013 debido a una sobredosis. El público dentro y fuera del fandom de la serie de Ryan Murphy lamentó la temprana partida del joven. 

Monteith estaba a punto de casarse con su prometida, la actriz y cantante Lea Michele, quien era su co-protagonista en Glee. La relación de los personajes Finn y Rachel había traspasado la pantalla y contagiado a los artistas que los encarnaban en la serie. 

Cory fue hallado sin vida en un hotel en Vancouver. La autopsia determinó que el deceso se había producido por una sobredosis de sustancias ilícitas. El actor estaba rehabilitado y era portavoz de una campaña auto conducida para la concientización sobre los estupefacientes. 

En una entrevista televisiva en 2011, Cory habló abiertamente sobre su pasado de excesos para rectificar su imagen ante el público y dar esperanza a los adolescentes que estuviesen atravesados por la adicción.

“A través de mi experiencia puedo arrojar nueva luz sobre el camino de muchos jóvenes que sé que viven una situación similar a la que yo viví”.

Monteith explicó que su vuelco hacia el consumo de sustancias tuvo que ver con una necesidad de encontrarse a sí mismo. Una búsqueda de un espacio donde él pudiera sentirse perteneciente. 

Su propósito era ser notado como un chico cool y malo para lograr un grupo de pertenencia. Sin embargo, las consecuencias fueron enormes. Cory dejó la escuela antes de graduarse, no sin antes meterse en más de un problema. 

El mensaje que el actor intentó dar como adicto rehabilitado durante su entrevista quedó cubierto por un velo oscuro de profunda tristeza dos años más tarde, ante la noticia de su deceso. La adicción lo había vencido finalmente.

Otras Noticias