THE GUILTY

Por qué la versión de "The Guilty" con Jake Gyllenhaal no funciona

La plataforma de streaming estrenó un remake de una cinta danesa, pero perdió todo lo que hacía única a la original.
sábado, 2 de octubre de 2021 · 10:13

La cinta “The Guilty” se estrenó ayer en Netflix y era una de las grandes apuestas de la plataforma de streaming no solo porque contaba con la actuación de Jake Gyllenhaal, que parece nacido para este tipo de roles oscuros y complejos, sino también porque contaba con la dirección de Antoine Fuqua. El punto más importante por el que le tenían tanta confianza era porque estaba basada en una cinta danesa del mismo nombre estrenada en 2018 que fue un éxito con la crítica, pero no pudieron hacerle honor y quedaron a medio camino.

La versión original fue la elegida por Dinamarca para representarlos en los Óscar, pero no quedó entre las elegidas por la Academia.

Los remakes ya son algo cotidiano y moneda corriente en Hollywood. Al parecer, comprar derechos de producciones extranjeras es mucho más sencillo que apostar por ideas originales. El problema está en que al tomar algo de una sociedad completamente diferente y querer adaptarlo, se pierden piezas fundamentales de la historia y las cosas que en una son brillantes, en otra no funcionan. Eso es justamente lo que sucede con la película de Gyllenhaal.

La idiosincrasia danesa y la estadounidense no podrían ser más diferentes y esto es algo que se ve en cada minuto de la nueva versión. En todos los momentos en que “Den Skyldige”, nombre en danés de la original, se toma su tiempo y construye tensión a partir del silencio y las expresiones de su protagonista —Asger, encarnado por Jakob Cedergren—, “The Guilty” explica las cosas tres veces de forma acelerada y no deja silencios, lo cuál resta a la tensión y a la sensación constante de nervios en el espectador. 

Fuente: (Netflix)

En la versión danesa, se sabe que Asger está como operador de llamadas de emergencia porque algo ocurrió, que él en realidad es policía y que iría a un juicio, pero todos los detalles se descubren de a poco. La cinta confía lo suficiente en el espectador como para que pueda sacar conclusiones y llegar a la verdad por su cuenta. En “The Guilty”, el personaje de Jake Gyllenhaal lo dice, lo dice mientras grita o rompe cosas. Su rabia no es interna, es demasiado vocal, lo que hace que todo sea menos efectivo, especialmente cuando se tiene en cuenta que esto es un thriller en donde lo único que se ve es el protagonista y el resto solo se escucha. Al parecer, adaptar cintas completamente ajenas no es tan fácil, en particular cuando se pasa por encima de las características que las hacían especiales en un primer momento.

 

El cambio más escandaloso 

Pero uno de los mayores problemas con los que debe lidiar la nueva versión de “The Guilty” es, justamente, la idiosincrasia y la manera de contar historias en clave Hollywood. Así como los remakes ahora son moneda común, también lo es el justificar constantemente al protagonista, hacerlo bueno incluso cuando no lo es. Los guiones poco inteligentes se delatan en estas aristas por su imposibilidad de construir protagonistas complejos y la constante obligación de que el “acto de redención” esté subrayado.

Fuente: (Nordisk Film)

Los daneses no sienten esta obligación, o al menos “Den Skyldige” no lo hace, por eso no le huye al giro más cruento y despiadado de la cinta. La cara de terror de Asger dice todo lo que el espectador necesita saber y eso es algo con lo que él deberá lidiar. En “The Guilty” esto no ocurre, la crueldad no es tal y la muerte que debería cambiar todo es simplemente un motivo de internación que no le cuesta la vida a nadie. Con ese cambio, se pierde una de las mayores cualidades de la idea original simplemente porque no se animaron a ir hasta las últimas consecuencias.

Otras Noticias