JANIS JOPLIN

Sexo, drogas y rock and roll: la ajetreada vida de Janis Joplin en un ambiente liderado por hombres

Este 4 de octubre se cumplen 51 años de la muerte de la cantante.
lunes, 4 de octubre de 2021 · 12:10

Janis Joplin fue una de las músicas más talentosas de los años 60. Su potente y singular voz conquistó a miles de personas y la convirtió en el primer ícono femenino del mundo del rock and roll, que hasta ese momento solo reconocía a los hombres como estrellas.

Más allá de las épocas de gloria que consiguió gracias a su inigualable talento, la “bruja cósmica” (como la habían apodado) no tuvo una vida fácil. Nació en Port Arthur, Texas, un 19 de enero de 1943 dentro de una familia que nunca supo comprenderla. Más adelante, durante su adolescencia, también la humillaron en repetidas ocasiones.

En medio de todo este ambiente hostil, Janis nunca se sintió querida, ni aceptada, ni mucho menos deseada. Eso desató una guerra con ella misma que la llevó a odiar su cuerpo y a crear un personaje rudo como autodefensa. “Cualquier cosa con tal de llamar la atención”, señaló alguna vez la escritora Myra Friedman.

La crítica especializada la considera como una de las artistas más influyentes de todos los tiempos.

En el apogeo de su carrera musical allá por 1968, Janis Joplin ya estaba completamente inmersa en el mundo de los excesos. No había nada a lo que no fuera adicta: sexo, heroína y alcohol fueron los protagonistas de su día a día y convirtieron su vida en un tormento.

Al principio, para vencer el miedo escénico, Joplin bebía grandes cantidades de whisky y sus presentaciones eran un desastre porque su voz estaba destruida. Luego, al darse cuenta de que estaba fallando, decidió pasarse al vodka porque era más liviano para su faringe, aunque no menos dañino para su hígado. Entonces, cuando podía desatar todo su esplendor, sus conciertos eran una puerta de entrada al paraíso.

Liberal en todo sentido, a Janis Joplin no le preocupaba que el mundo supiera de los infinitos placeres que le daba su activa vida sexual. A veces con mujeres, a veces con hombres, la legendaria cantante de la contracultura hippie tenía sexo a diario y sin mesura.

Janis siempre luchó para ser más libre de lo que el mundo le permitió.

Aunque nunca se supo con certeza su orientación sexual, muchos biógrafos coincidieron en que Joplin era lesbiana porque la única relación estable que tuvo fue con dos mujeres que a su vez eran pareja. Pese a las incontables idas y vueltas, se mantuvieron unidas hasta la muerte de Janis.

Si bien la estrella tenía sexo con quien se le cruzara en su camino, quizás las noches salvajes más recordadas sean las que pasó con Jimi Hendryx y Jim Morrison. Cuando estuvo con este último, se rumoreaba que su esposa había aguardado en la habitación del lado.

Fuentes cercanas afirmaron que ella sabía que iba a morirse joven y que realmente nunca quiso componer su vida. Antes de cumplir 27 años, ya había sufrido numerosas sobredosis de heroína y se había practicado un aborto en México. En un momento, como ya no le surtía el efecto deseado, prefirió inyectarse anfetamina en vez de esnifarla y terminó con las venas arruinadas.

A sus 27 años, Janis se unió a los otros integrantes del reconocido "Club de los 27".

Pese a todo el daño que se hizo en su corta vida, Janis Joplin transformó su alma en una leyenda: dejó un legado importantísimo que incentivó a que más mujeres se iniciaran en el mundo del rock and roll, además de las hermosas canciones que nos permiten disfrutar de su asombrosa voz hasta el día de hoy.

 

Su muerte

Muchas veces Janis Joplin quiso alejarse de las drogas y el alcohol, pero no conseguía hacerlo más que por un corto período de tiempo.

El 4 de octubre de 1970 fue hallada muerta en un hotel de Hollywood con un paquete de cigarrillos en una mano y dinero en la otra. Como siempre tendió a la autodestrucción, el médico que firmó su autopsia, Thomas Noguchi, aseguró que la causa del deceso era una sobredosis de heroína. Anteriormente, Noguchi había dictaminado los motivos de la muerte de Marilyn Monroe y de Judy Garland.

Aunque los estudios también arrojaron que su hígado estaba a punto de reventar, varios de sus amigos comenzaron a sospechar porque la escena en la que se la encontró era bastante confusa.

El día de su muerte, Janis tenía una cita en un estudio de grabación para ultimar detalles de “Pearl”, su disco más vendido y al que ella nunca llegaría a ver en las tiendas.

Si bien jamás se develó la verdad, muchos teorizan sobre la pureza extrema de la heroína que habría consumido, mas nunca aparecieron las jeringas que habría usado para inyectarse.

Otras Noticias