DONALD BELLISARIO

La hija del productor Donald Bellisario tuvo un parto de película

El creador de "NCIS" fue abuelo nuevamente.
jueves, 10 de junio de 2021 · 13:37

Donald Bellisario es uno de los productores más exitosos de la televisión norteamericana, creador de algunos de los dramas policiales más importantes de los últimos tiempos como “JAG” y “NCIS”. Al margen de su trayectoria, ahora se volvió noticia debido a que fue abuelo por segunda vez.

La hija de la estrella de la pantalla chica, Troian Bellisario, fue madre nuevamente, pero no se trató de un parto común y corriente. La mujer y su esposo, Patrick J. Adams, recibieron al pequeño Elliot Rowena en el interior de su auto.

El productor creó el clásico "Magnum", una de las series favoritas de los 80.

Todo inició cuando Troian comenzó a sentir las primeras contracciones. El nacimiento del primogénito de la pareja requirió aproximadamente 26 horas de trabajo de parto, por lo que se imaginaron que esta vez se repetiría la misma odisea.

 

Una llegada inesperada

Sin embargo, nunca se imaginaron que de camino al hospital el parto se adelantaría más de lo esperado. Cuando estaban en camino a bordo del auto, la hija de Donald Bellisario comenzó a sentir fuertes dolores y no pudo mantener la posición que había adoptado en el asiento del vehículo.

La pareja ya se encuentra en su hogar junto a sus hijos.

Para el momento en que arribaron al estacionamiento del centro hospitalario Cedars-Sinai, el mismísimo Patrick J. Adams se asombró al ver a su esposa prácticamente en trabajo de parto.

Alarmado por la situación, Patrick comenzó a llamar al personal del hospital para que se acerquen con una silla de ruedas, y gritó que el bebé ya estaba en camino. Rápidamente abrió la puerta del asiento de atrás para ayudar a Troian a salir del auto, pero el momento había llegado y ambos tenían que actuar.

Bellisario sigue al frente de "NCIS" como productor.

Patrick contó cómo llegó a ver la cabeza de su hijo asomarse cuando ayudó a su esposa a bajarse los pantalones. Finalmente, el bebé fue dado a luz y ambos se aseguraron de actuar con la mayor delicadeza posible para que el cordón umbilical no hiciera presión sobre el cuello del recién nacido.

Cuando el personal llegó, Elliot Rowena ya había llegado al mundo. Sin duda, un nacimiento que ni los padres, ni el mismísimo Donald Bellisario olvidarán.

Otras Noticias