SCREAM

El inesperado accidente de rodaje en “Scream” que se convirtió en la escena más icónica del film

La película de Wes Craven contó con el compromiso inquebrantable de sus actores.
domingo, 11 de julio de 2021 · 11:52

La película “Scream” debutó en el año 1996 y cambió de manera rotunda el género de terror. El film fue escrito por Kevin Williamson y se convirtió en un éxito rotundo de taquilla. A lo largo de la historia del cine se conocieron múltiples historias en las que los actores, gracias a designios azarosos del destino, logran de manera improvisada escenas que se convierten en verdaderos emblemas de las piezas fílmicas. La película protagonizada por Neve Campbell tiene en su haber una anécdota muy especial.

"Scream" se estrenó el 20 de diciembre de 1996.

Luego de que se revela que Billy Loomis y Stu Macher son los verdaderos asesinos de Ghostface, llega el caos. Los personajes le cuentan a Sidney sus planes de venganza para incriminar a su padre por los asesinatos, hecho que incluía profesarse golpes cuidadosamente planeados para fingir que habían sobrevivo a uno de los ataques. A medida que avanza la escena, el plan maestro comienza a desmoronarse y Stu se enfrenta a uno de los momentos más complicados del film de Williamson. Desplomado sobre el mostrador, el joven comienza a escupir sangre, mientras Billy apaga el teléfono para dejar de escuchar las burlas de Sidney.

Al momento de colgar el teléfono, Billy recrea una de las escenas más icónicas de “Scream” que sucedió de manera improvisada y en medio del fulgor de la actuación. Con un golpe seco en la cabeza de su amigo, el personaje destruye el teléfono, y la respuesta llena de improperios por parte de Stu no se hizo esperar.

Luego del suceso inicial, la película contó con dos secuelas.

En el anexo del DVD de “Scream”, el director Wes Craven reveló que, en realidad, esa escena nunca estuvo planeada. Lo que realmente sucedió es que la mano del actor Skeet Ulrich, el intérprete de Billy, estaba tan repleta de sangre falsa resbaladiza que su puntería se vio afectada. A pesar de haber recibido un golpe que no se encontraba en sus planes, Matthew Lillard prosiguió con su rol y emitió los divertidos insultos que quedaron instaurados por siempre como una de las líneas más icónicas de la película.

 

Otro dato curioso

Como todo clásico indiscutido del cine, “Scream” cuenta con una infinidad de datos curiosos sobre su rodaje que le aportan simbolismo a su rótulo de mito. Uno de los más relevantes incluye a su director Wes Craven.

La película fue la primera incursión de Drew Barrymore en el género de terror.

Según se supo tiempo después, el cineasta decidió participar de la película y en varias oportunidades se colocó la máscara de Ghostface. La recordada escena en la que Drew Barrymore golpea vehementemente la cara del asesino tenía a Craven a cargo de la icónica máscara.