BLADE RUNNER

Así se hizo la escena más peligrosa de “Blade Runner”

Hace casi cuarenta años, nació una de las películas más aclamadas por los amantes del cyberpunk.
lunes, 12 de julio de 2021 · 08:00

Aunque parezca mentira y hoy “Blade Runner” sea una película de culto de una calidad incuestionable, sus comienzos no fueron tan afortunados. El film tuvo muchos problemas para hacerse un lugar en la historia y no fue hasta que una universidad de cine decidió proyectarla y la prensa recordó los orígenes del proyecto, casi diez años después de su lanzamiento, que hubo un renacer con éxito de esta producción.

El proyecto emblema del subgénero cyberpunk es una de las películas más recordadas de Harrison Ford. Además, contó con una de las mejores actuaciones de Rutger Hauer en el papel del replicante más temido de toda la historia. Una de las secuencias lo mostró saltar de un edificio a otro y, por más que parezcan efectos visuales, fue una acrobacia completamente real.

La película recaudó apenas 41 millones de dólares.

“El doble de Harrison Ford saltó. Apenas lo logró. Me acuerdo estar ahí cuando su cuerpo golpeó contra la pared, sonó como un gran tambor”, contó David L. Snyder, diseñador de producción de “Blade Runner”, en una entrevista con Mirá A Quién Encontré. Para la noche siguiente, el coordinador de dobles le pidió acercar los edificios porque el artista que tenía que hacer la parte de Hauer no quería saltar de un lado a otro. Sin embargo, Ridley Scott se negó a mover los edificios construidos en el set.

Cuando Rutger Hauer llegó al set de “Blade Runner” y se enteró de lo que pasaba, sin dudarlo se ofreció a hacer la toma. “Yo salto, yo lo hago”, señaló Snyder. El diseñador presenció el momento en el que se rodó la toma y dijo que “no lo podía creer”. Además, contó: “Cerré los ojos porque no pensé que lo lograría”.

Hauer falleció en 2019 a los 75 años.

El edificio emblemático

Uno de los sets más recordados de “Blade Runner” fue el que se construyó en lo que hoy es considerado uno de los puntos turísticos más importantes de Los Angeles: el edificio Bradbury. En ese momento, no era una zona de mucho atractivo y la producción consiguió que se los prestaran para rodar. Lo llamativo es que en ese lugar, Ridley Scott quiso que hubiera lluvia constante dentro de la edificación. Snyder recordó que en el piso habían desparramado fragmentos de corcho para absorber el agua y cada mañana, al terminar un rodaje, barrían todos los restos y los guardaban. El lugar tenía que quedar impecable porque en ese entonces funcionaban oficinas que atendían semanalmente al público.

Fuente: (Mirá A Quién Encontré)