STEVEN SEAGAL

Steven Seagal y la cruda extorsión de la mafia que puso en jaque su trabajo

La estrella estuvo entre la espada y la pared.
jueves, 15 de julio de 2021 · 03:30

Entre finales de los ochenta y mediados de la década de los noventa, Steven Seagal alcanzó la fama mundial como héroe de acción, que no temía en absoluto en demostrar sus capacidades de combate cuerpo a cuerpo en pantalla.

Sin embargo, una serie de escándalos, malas decisiones y pésima recepción en taquilla, condenaron al actor de “Hard To Kill” a trabajos menores que fueron directo al video. Pero de allí en adelante, las cosas solo empeoraron al punto de tener que rendirle cuentas a la mafia.

Antes de alcanzar la fama, Seagal trabajó como coreógrafo de escenas de acción.

Si se repasan los créditos de las películas en las que participaba Steven Seagal, muchos podrán notar un nombre recurrente, Julius Nasso, quien por mucho tiempo funcionó como su socio. Los dos eran amigos íntimos que se conocieron en 1986 y trabajaron juntos en múltiples proyectos entre 1990 y 2000. A mediados de los 90, incluso formaron su propia compañía productora.

Sin embargo, al poco tiempo Seagal-Nasso Productions se disolvió tras algunos desacuerdos monetarios que habrían finalizado su amistad, según lo mencionado por The New York Times. Pero Nasso, no era alguien a quien convenía tener en contra.

En 2002, más de una docena de miembros de la familia Gambino fueron acusados de crimen organizado y otros delitos. Entre ellos figuraban: Peter Gotti, Anthony Ciccone, Primo Cassarino, Vincent Nasso y su hermano Julius Nasso.

El actor fue extorsionado para pagar una suma exorbitante por cada película en la que participaba.

Para ese entonces, se publicó un comunicado de prensa de la fiscalía de Nueva York que mencionaba que los Nassos, Ciccone y Cassarino extorsionaron a "una conocida estrella de cine". Este expresaba: "Intentaron utilizar la posición de Ciccone para presionar a la víctima para que les pagara dinero o para que incluyera a J. Nasso en el próximo proyecto cinematográfico de la víctima".

Se llegó a afirmar en aquel escrito, que la víctima había sido extorsionada a pagar 150.000 dólares por cada película que hiciera. Al poco tiempo, TNYT desclasificó que la víctima no era más que Steven Seagal.

La investigación federal

De acuerdo al reconocido medio, las escuchas telefónicas captaron a varios miembros de la mafia haciendo bromas sobre cómo intimidaban al actor. El informe expresa que llegaron a cobrar 700.000 dólares por parte del actor.

Como productor, Julius Nasso cuenta con 20 créditos, aunque más de la mitad corresponden a su trabajo con el actor.

Nasso, por su parte, negó la extorsión o cualquier delito y dijo al tribunal que presentó una demanda contra Seagal por incumplimiento de contrato. Tras meses de vigilancia, grabaciones y viajes, Nasso fue condenado a un año de cárcel por extorsión, aunque fue liberado unos meses antes. En 2013, el actor pidió un indulto presidencial en nombre de su ex socio y este volvió a hacer películas tras su liberación.