ANGELINA JOLIE

La extraña condición que Angelina Jolie aceptó para acabar con su mala reputación en Hollywood

Un historial de malos hábitos y adicciones truncaban su carrera.
domingo, 18 de julio de 2021 · 19:41

A sus 46 años, Angelina Jolie se ha convertido en una figura legendaria en Hollywood gracias a los múltiples papeles que ha interpretado tanto delante como detrás de cámara.

Sin embargo, inicialmente la actriz ganadora del Óscar tuvo que demostrarle a los ejecutivos de la industria cinematográfica que era una estrella digna, dado que su mala fama y malos hábitos estuvieron cerca de eclipsar su carrera cuando recién estaba por comenzar.

Angelina Jolie ha ganado dos Premios Óscar, tres Globos de Oro y dos Premios del Sindicato de Actores.

Por ser hija del famoso actor Jon Voight, Angelina Jolie ha estado bajo los focos desde que nació, incluso antes de dar sus primeros pasos en pantalla. Pero una infancia difícil, sumada a grandes pérdidas, desencadenaron en una adolescencia salvaje.

Es así que cuando la intérprete estaba por dar un gran salto con el protagónico de “Lara Croft: Tomb Raider”, su fama de fiestera e historial vinculado con adicciones hicieron que los productores fueran lo suficientemente reacios a trabajar con ella.

Con algo de ayuda del famoso padre de Jolie y la actriz Jane Fonda, el entorno íntimo de la joven estrella logró convencer al estudio de que le dieran una oportunidad. Aun así, estos aceptaron bajo una condición: Angelina debería someterse a análisis diarios de sangre y orina para asegurarse de que estuviera limpia durante el rodaje.

Jon Voight y Jane Fonda fueron claves para la contratación de la actriz.

A través del portal Radar Online, el director de la película, Simon West, afirmó que Angelina Jolie demostró su dedicación al film y finalmente se ganó a todos con su carisma y talento.

 

La transición a las grandes ligas

Aunque Angelina Jolie ya había acumulado una cantidad de reconocimientos gracias a su trabajo en películas como “Gia” e “Inocencia Interrumpida”, su interpretación como Lara Croft terminó por consolidarla como una superestrella.

La película de 2001 obtuvo críticas negativas, pero su potencial en taquilla le garantizó una segunda entrega.

Por su parte, la película recaudó un total de 275 millones de dólares en taquilla con un presupuesto inicial de 115, lo que terminó por asegurarle una secuela.