TRAINSPOTTING

La increíble conexión entre las escenas más memorables de "Trainspotting"

La película de 1996 es uno de los mayores clásicos de la época y aún oculta muchos detalles.
domingo, 18 de julio de 2021 · 15:08

La película “Trainspotting” fue uno de los clásicos más importantes de la década del 90. La cinta encargada de catapultar a Ewan McGregor a la fama ganó inmediatamente reconocimiento con la prensa y el público por su cruda representación de las adicciones sin una bajada moralista. El film de Danny Boyle fue analizado incontables veces y eso es porque cada decisión artística que toma se debe a algo, como por ejemplo el inicio y el cierre. 

La película basada en la novela de Irvine Welsh empieza con una persecución de los personajes principales. Renton (McGregor) y Spud (Ewen Bremmer) corren a toda velocidad mientras escapan de un grupo de hombres en traje. Suena “Lust of Life” de Iggy Pop y el ritmo sigue los pasos de Renton. Allí, el protagonista empieza a dar su famoso discurso de “escoge la vida”, que es casi un mantra pero da entender desde un principio que él corre hacia el lado contrario, algo que se demuestra a lo largo de la cinta. 

Fuente: (Miramax)

En la escena inicial de “Trainspotting” hay de todo menos certezas. Cuando Renton es casi chocado por un auto, mira la cámara y rompe la cuarta pared. Su mirada desquiciada pero a la vez encantadora pone al espectador inmediatamente de su lado, aún cuando sabe desde el primer momento que es un criminal. Con esta apertura, Danny Boyle consigue establecer el mundo lúgubre y complejo que se presenta en la película y cómo seguirá la historia de ahí en adelante.

Pero el cierre de “Trainspotting” es muy similar y a la vez diferente, algo que le da a entender al espectador que Renton ha completado su arco, está listo para empezar una nueva vida y no solo porque lo muestra. Las similitudes son las necesarias como para representar que el círculo se completó. El personaje de McGregor le roba a sus amigos y se va mientras ellos duermen, se lleva el bolso con el dinero. En la última toma repite el discurso, pero ahora no corre, camina y atraviesa el puente, lo que simboliza la entrada a una nueva etapa y que esta vez, eligió la vida.

En un principio, la película generó controversia en algunos sectores porque consideraban que promovía el uso de drogas.

 

El momento más recordado también esconde un mensaje

Cuando se piensa en “Trainspotting” se la suele asociar con el lema de “elige la vida”, que Renton repite en varias ocasiones, así como también con la comedia oscura, el drama e incluso la aterradora escena del bebé en el techo. Pero sin dudas, uno de los momentos más memorables es el del baño y cómo el protagonista se sumerge en el inodoro más sucio de Escocia. 

En el momento previo a esa escena, el personaje de McGregor se introduce supositorios con estupefacientes. Hacen efecto antes de lo esperado y debe encontrar un baño, lo que lo lleva al “peor baño de Escocia”, como lo indica un cartel. En una escena escatológicamente onírica, Renton se zambulle en el inodoro. La idea de Boyle era mostrar las similitudes entre el cuerpo del personaje y ese baño, algo en donde se descarga todo y no mucho más. Además, pretendía demostrar cómo la heroína reduce al ser humano a sus instintos más básicos.

Fuente: (Miramax)