STREET FIGHTER

Así fue el desastroso rodaje de “Street Fighter”, una de las peores películas de la historia

Errores fatales, excesos y un Jean-Claude Van Damme incontrolable.
lunes, 19 de julio de 2021 · 03:30

A finales de 1994, las audiencias de todo el mundo estaban ansiosas por la llegada de “Street Fighter”, la adaptación cinematográfica de uno de los videojuegos de lucha más relevantes de los últimos años.

Pero pese a grandes valores de producción, la película dirigida por Steven de Souza rápidamente se convirtió en un olvidable bodrio que con los años logró trascender por sus anécdotas detrás de escena y su carácter de culto.

Street Fighter” no era buena y notablemente tenía muy poca conexión con su material de origen. Aunque en un principio llamaba la atención por varios rostros reconocidos como Jean-Claude Van Damme en el papel de Guile, Raúl Juliá como el malvado General Bisón y una joven Kylie Minogue, la trama sin sentido y varios traspiés la condenaron a ser una de los peores ejemplos dentro de su género. Pero ¿qué ocurrió?

La película estrenada en 1994 fue un desastre crítico con un 20 % de aceptación en Rotten Tomatoes.

Pese a que el director de “Duro de Matar” presupuestó para que todos sus actores recibieran un curso intensivo de tres a seis años de entrenamiento con el famoso kickboxer Benny Urqiduez, ninguno de ellos recibió un verdadero entrenamiento en artes marciales.

Urqiduez no estaba preparado en la tradición de “Street Fighter”, así que hizo que todos lucharan con los mismos estilos y golpes. Pero además, como estaba solo en la proeza, tampoco daba abasto. De hecho, muchas escenas de lucha contaron con ayuda de los locales y se improvisaron poco antes de iniciar su rodaje.

La locación elegida para el filme también fue otro gran error de producción. Según las entrevistas realizadas por el autor Keith Stuart, el verdadero problema se produjo en Tailandia, donde se programaron seis semanas de rodaje.

Jean-Claude Van Damme admitió que tuvo un affaire con Kylie Minogue durante el rodaje del film.

El intenso calor y la humedad hicieron que los actores perdieran mucho peso durante el rodaje y las condiciones de grabación se complicaran. Esto a su vez repercutió en el plan pactado, por lo que para compensar el tiempo perdido, se comenzaron a recortar escenas al azar.

El propio De Souza admitió su imprevisible salida: “Después de diez días en Bangkok, llevábamos seis días de retraso; fue tortuoso. Así que hice un viejo truco de John Ford. Abrí el guion, arranqué una página y dije 'ya está, volvemos a estar en marcha'”.

Como si aquella alineación de condiciones no fuera suficiente, según los trascendidos, el protagonista de “Street Fighter”, Jean-Claude Van Damme se había vuelto una verdadera pesadilla.

"Street Fighter" fue la última película de Raúl Juliá.

Dado su status de estrella en plena década de los 90, no solo abundó en todo tipo de excesos durante el rodaje, sino que se ausentó en varias oportunidades y realizaba demandas exorbitantes.

"Jean-Claude llamaba tanto a la puerta para decir que estaba enfermo que tuve que seguir buscando en el guion para encontrar algo más que filmar. Los lunes simplemente no estaba allí", añadió Souza sobre la actitud de la estrella.

 

Los últimos momentos de Raúl Juliá

A diferencia de su coestrella, Raúl Juliá había demostrado su profesionalismo en el set y por lejos es considerado uno de los puntos más altos de “Street Fighter”. Por desgracia, la película sería la última de su larga carrera dado que luchaba contra un cáncer fulminante, por lo que muchas de sus escenas tuvieron que retrasarse mientras recuperaba fuerzas.