JIM CARREY

La serie de Jim Carrey que tiene “la medicina para curar la cultura”

El actor de “La Máscara” es mundialmente conocido por sus papeles más histriónicos, pero se desempeña muy bien en el drama.
martes, 20 de julio de 2021 · 08:00

Aunque hablar de Jim Carrey haga que la gran mayoría de las personas piense en su costado humorístico, esto no impide reconocer los dotes que tiene como artista dramático. Con “Eterno Resplandor de una Mente Sin Recuerdos (Eternal Sunshine of the Spotless Mind)” como claro ejemplo, el actor demostró todo el talento que tiene.

En el último tiempo, el protagonista de “La Máscara (The Mask)” fue la figura central de una serie de Showtime que, si bien fue cancelada, llegó a tener un cierre y contar una linda e interesante historia. Se trata de “Kidding”, una comedia dramática en la que el actor interpretó a un animador infantil sumido en la mayor de las depresiones tras la muerte de uno de sus hijos.

Cole Allen interpretó a los hijos gemelos del protagonista.

Uno de los actores centrales de “Kidding” fue Bernard White, que estuvo a cargo de darle vida a Scott, el cuñado del personaje de Jim Carrey. En una entrevista con Mirá A Quién Encontré destacó lo importante que era que esta ficción fuera vista, para poder salir adelante como sociedad en un contexto tan complicado como el actual.

“‘Kidding’ es la medicina para curar la cultura”, aseveró el colega de Jim Carrey. A su criterio, el show tiene una forma excelente de encarar temáticas tan complejas como las de la muerte. “Todo el mundo teme hablar de la pérdida, la muerte y el dolor", señaló White.

Fuente: (Showtime)

Dos temporadas bien distintas

Con una tercera entrega que nunca llegó a rodarse, “Kidding” se despidió para siempre en 2020. El show protagonizado por Jim Carrey llegó a tener un cierre aceptable, que de no saber que se había cancelado podría haberse entendido como el que habían querido los autores de la ficción. Las dos temporadas que se vieron tuvieron características bien marcadas que las diferenciaron: mientras la primera se acercó más al drama y al hecho de lidiar con la pérdida de un hijo, la segunda apunto más al absurdo, a lo surreal y a la aceptación. En ambas, el trabajo de Carrey fue de lo más destacado, en un elenco que completaron figuras como Frank Langella y Catherine Keener.

Carrey le dio vida a Jeff Pickles, una estrella de la televisión infantil.