JEAN-CLAUDE VAN DAMME

De camarero a figura de acción: Jean-Claude Van Damme y la peculiar historia de su ascenso a la fama

Un exabrupto en el momento adecuado le cambió la vida.
miércoles, 21 de julio de 2021 · 03:30

En sus tiempos dorados, Jean-Claude Van Damme fue una figura de acción, sinónimo de patadas y splits. Inicialmente, sus habilidades para el full contact le permitieron hacerse un lugar en los torneos y las pantallas de su Bélgica natal. Sin embargo, en Norteamérica la historia era muy diferente.

A inicios de los años 80, la estrella de “Timecop” era una promesa en apuros. De hecho, se encontraba con un trabajo de medio tiempo como camarero en un famoso restaurante. Pero su astucia y su increíble estado físico le permitieron cautivar a la persona correcta en el momento adecuado.

Los famosos "splits" de Van Damme han sido homenajeados con múltiples estatuas alrededor del mundo.

En el documental “The Go-Go Boys: The Inside Story of Cannon Films” que estrena este 20 de julio, el fallecido productor de la película “El Gran Dragón Blanco (Bloodsport)”, Menahem Golan, abordó la peculiar historia de cómo conoció a Jean-Claude Van Damme.

El originario de Bruselas, en ese entonces estaba empleado en un restaurante y al reconocer a Golan, socio de The Cannon Group, supo aprovechar la oportunidad. "Estaba sentado con mi mujer en un restaurante francés y llega uno de los camareros, un joven apuesto que llevaba dos platos de sopa", contó Golan.

"El Gran Dragón Blanco" fue la cinta que catapultó a la fama a Jean-Claude Van Damme.

"Me dice en francés: '¿Vous et Monsier Golan?' Y al responderle afirmativamente, levantó su pie y me frotó la cabeza. La sopa no se movió", complementó el magnate sobre la anécdota. Pese a su exabrupto, Jean-Claude Van Damme logró una gran impresión dado que consiguió una reunión.

Allí Van Damme redobló la apuesta y además de intentar romper el hielo con algún tipo de diálogo, hizo alarde de sus músculos y no dejó pasar la oportunidad de demostrar su efectivo Split. Sus intentos rindieron frutos, dado que Golan trajo a la mesa el guion del primer gran papel de su carrera en Hollywood.

 

Los roles icónicos del cine que Jean-Claude Van Damme dejó pasar

Aunque en los inicios de su carrera parecía ser bastante asertivo con sus elecciones, tras una serie de desastres de taquilla, el actor comenzó a declinar varias propuestas.  Algunas de ellas le habrían dado un giro completamente diferente a su carrera.

A inicios del milenio, Van Damme podría haber formado parte de los X-Men.

Entre los papeles a los que Jean-Claude Van Damme le dijo no se encuentran el papel de Jack Traven en “Máxima Velocidad (Speed)", Sean Archer en “Contracara (Face/Off)” y Wolverine en “X-Men”. También rechazó papeles menores en películas como "Rush Hour 3" y "Zombieland".