NICOLAS CAGE

Le encanta derrochar: la exclusiva adquisición por la que Nicolas Cage pagó una verdadera fortuna

La estrella se pasaría de excéntrico a la hora de invertir su patrimonio.
jueves, 22 de julio de 2021 · 20:30

Con una carrera de más de cuarenta años y más de un centenar de títulos en su filmografía, Nicolas Cage se ha convertido en uno de los rostros más emblemáticos de Hollywood.

Pero además de una prolífica e indescifrable trayectoria, el sobrino de Francis Ford Coppola ha logrado trascender por sus excentricidades, algo que en determinado momento llegó a poner en jaque su impactante patrimonio.

Nicolas Cage hizo su debut en el cine con "Best of Times" en el año 1981.

Entre varias inversiones extrañas, Nicolas Cage llegó a gastar 276.000 dólares al  comprar el cráneo de un tiranosaurio rex de 67 millones de años. Sin embargo, no pasó demasiado hasta que el actor descubrió que pertenecía legítimamente al gobierno de Mongolia, así que debió devolverlo.

Cabe mencionar que esta no ha sido la única adquisición estrafalaria de los últimos años. De acuerdo a lo revelado por Cheatsheet, el intérprete de “Pig” ha gastado grandes sumas en objetos extraños, como una tumba funeraria de casi tres metros de altura, cabezas de pigmeo encogidas, un pulpo vivo y cómics exclusivos, como una edición de Superman valorada en más de 150.000 dólares.

Esto se suma a su afición por los bienes de lujo más habituales, como los coches deportivos. Este tipo de gastos por parte de Nicolas Cage fueron un serio problema, especialmente en la última década.

Cage fue uno de los propietarios de la Mansión LaLaurie, conocida como el lugar más embrujado de Norteamérica.

En una pasada interacción con The New York Times, la estrella explicó por qué llegó a contar con más de 15 casas alrededor del mundo de manera simultánea, lo que incluía dos castillos.

Cage dijo que en esa época le gustaba mucho la meditación y la mitología, así que se convirtió en una especie de búsqueda del lugar perfecto. Sin embargo, aquella iniciativa casi lo lleva a la ruina cuando el mercado inmobiliario se desplomó en 2008.

En sus años gloriosos, el actor llegó a ostentar una fortuna superior a los 150 millones de dólares.

Sumado a una presunta mala gestión de Samuel Levin, su asesor financiero, el debacle económico no tardó en llegar y muchas de sus posesiones fueron vendidas a un monto menor de su valor real. Afortunadamente, Nicolas Cage logró pagar sus deudas al asumir todo tipo de roles en pantalla.

 

Parte de la élite de Hollywood

Si bien mientras daba sus primeros pasos en la industria Nicolas Cage decidió cambiarse el apellido, el actor es hijo de August Coppola, hermano del emblemático director de “El Padrino”. Curiosamente el origen de su nombre artístico es un homenaje a Luke Cage, el héroe de los cómics que fue llevado a pantalla por Marvel Television y Netflix.

Otras Noticias