NICOLAS CAGE

Por qué Nicolas Cage se conformó con comer cucarachas en una de sus películas más famosas

El actor llevó su actuación al límite.
sábado, 24 de julio de 2021 · 00:30

Incluso antes de pasar a las ligas mayores, Nicolas Cage era casi igual de excéntrico y tenía fama de ser un dolor de cabeza para algunos miembros del equipo en un set de rodaje.

De hecho, una de las historias más emblemáticas del ganador del Óscar se remonta al año 1988 durante la filmación de la comedia negra, “El Beso del Vampiro (Vampire's Kiss)”.

En el filme de Robert Bierman, Nicolas Cage interpreta a un altanero y antipático agente literario de New York que comienza a comportarse de forma muy extraña tras pasar una noche con una misteriosa joven llamada Rachel.

La película de Robert Bierman se estrenó en el año 1988.

Este se obsesiona con la idea de que Rachel es una mujer vampiro que se alimenta de él y mientras desciende a la locura, atormenta a quienes lo rodean. Durante la primera cita con la mujer en cuestión, un murciélago sobrevuela el hogar del protagonista.

Como bien recordó Cage en el comentario del DVD, presionó mucho para que hubiera un murciélago real en el set. Pero el equipo de producción prefirió hacer la toma con una versión mecánica del animal.

"El Beso del Vampiro" fue un fracaso de taquilla pero se reivindicó como clásico de culto.

Aun así, luego de perder esa batalla, el intérprete continuó con la idea de llevar las cosas al límite e insistió en comer cucarachas vivas en el rodaje, algo que le fue concedido.

"Iba a comer huevos crudos o algo así y pensé: 'No, deberíamos hacer que fuera una cucaracha'", expresó el actor en otros comentarios. ¿Las motivaciones? Nicolas Cage realmente quería causar una gran impresión con una imagen que el público no pudiera olvidar.

Cage reconoció que quería impactar al público con una imagen poderosa.

"Lo vi como una decisión comercial", continuó. "He visto esta película en el cine y cuando la gente ve la cucaracha entrar en mi boca, es como si el autobús explotara en Speed. La gente reacciona de verdad, y vale como 2 millones de dólares en efectos especiales, pero todo lo que hago es comer un bicho", complementó.

 

Un clásico inesperado

Si bien la película resultó un fracaso de taquilla, con el tiempo se convirtió en un clásico de culto, dado que con el correr de los años fue revaluada de una manera más positiva. Además de dar lugar a una serie de reconocidos memes en línea, la peculiar interpretación le valió a Nicolas Cage un premio del Festival de Cine de Sitges al mejor actor