POLTERGEIST

Casi calcada: la terrorífica historia real que inspiró a la película "Poltergeist"

Dos décadas antes del film, la familia Herrmann vivió un verdadero calvario.
domingo, 25 de julio de 2021 · 23:30

La película “Poltergeist” no solo se ha convertido en una de las más emblemáticas dentro de su género, sino que a casi cuatro décadas de su debut, continúa en el centro de la conversación por la serie de trágicos eventos que han envuelto a su producción.

La cinta dirigida por Tobe Hopper contó con la fuerza creativa de Steven Spielberg, que escribió el guion junto a Michael Grais y Mark Victor. Sin embargo, la historia que sigue a una familia atemorizada por entes sobrenaturales tiene también su base en sucesos aparentemente reales.

Antes de que los espíritus ruidosos propensos a las perturbaciones físicas se hicieran presentes en “Poltergeist” de 1982, hay un conocido registro de más de dos décadas atrás que habría sido el puntapié del film. En la serie televisiva “Real Fear: The Truth Behind the Movies” se aborda la traumática experiencia de la familia Herrmann.

En la noche del 3 de febrero de 1958, un hombre llamado James Herrmann, de Long Island, recibió en el trabajo una llamada telefónica de su esposa, Lucille. Esta le informaba que ella y sus dos hijos habían oído una serie de ruidos de estallido procedentes de varios puntos de la casa.

Junto a otras contemporáneas de su época, "Poltergeist" se ha sumado a lista de películas malditas por los funestos eventos que las rodean.

Cuando investigaron, encontraron frascos sin tapa de varias sustancias completamente volcados en muchas habitaciones diferentes. Entre ellos uno de agua bendita, que se derramó por toda la cómoda de un dormitorio.

Herrmann, escéptico, aconsejó a su familia que mantuviera la calma y tomara los sucesos como algo aislado. Él creía que algunos adolescentes bromistas habían entrado y habían intentado asustar a la familia. Sin embargo, cinco días después los sucesos se repitieron.

En la ficción, la familia Freeling viven eventos similares a las experiencias de los Herrmann.

Al llamar a la policía, empezaron a saltar más botellas por toda la casa. Realizaron una serie de pruebas para descartar transmisiones de radio o perturbaciones eléctricas, pero las botellas no estaban calientes ni cargadas. Lo que les ocurría no podía explicarse con la lógica. El 17 de febrero, un sacerdote acudió a la casa para bendecirla.

La presunta actividad paranormal en la casa de los Herrmann se convirtió en toda una noticia y fue objeto de un artículo en la revista Life. Al igual que la casa de los Freeling en “Poltergeist”, la peculiaridad que tenía el hogar de los Hermann es que no se trataba de la típica casa embrujada.

En 1958, cerca de 70 sucesos misteriosos tuvieron lugar en la casa de los Herrmann en Seaford.

En su caso era un modelo suburbano, comprado nuevo en 1953. Los Herrmann eran las únicas personas que habían vivido allí, de manera que no había nada que indicara una historia sangrienta de algún inquilino anterior.

Pese a los intentos por desentrañar el misterio por parte del parapsicólogo y responsable de la universidad de Duke, el Dr. J.B. Rhine, entre el 3 de febrero y el 10 de marzo se documentaron unos 70 informes de actividades inusuales en la casa. La familia se cansó y decidió mudarse.

 

Poltergeist llevó la historia al extremo

Aunque varios puntos conectan a la historia de los Herrmann con los eventos de “Poltergeist”, la película de terror y ciencia ficción redobla la apuesta por completo.

La trama se centra en una familia que se muda con sus hijos a una nueva casa en los suburbios y pronto notan perturbaciones. Pero cuando la actividad aumenta y la hija menor desaparece, piden ayuda al departamento de parapsicología de una universidad local, que viene a investigar la casa.

Aunque también deciden mudarse hacia el final del filme, antes de aquella resolución experimentan una verdadera batalla final con la denominada “Bestia”.

Fuente: (Warner Bros)