GAME OF THRONES

Qué mensaje ocultaban los trajes de Arya en "Game Of Thrones"

La serie éxito de la televisión cuidaba cada detalle y había mucho más de lo que se imagina en los atuendos.
domingo, 25 de julio de 2021 · 14:01

La serie “Game of Thrones” fue uno de los mayores fenómenos de la televisión durante casi una década. La ficción de fantasía con su buena dosis de drama y acción conquistó a la audiencia y aún se la considera un gran ejemplar de televisión de calidad, incluso cuando el final fue poco satisfactorio. Pero algo que no se le puede recriminar es el diseño de producción y de vestuario. Cada traje representaba algo y los de Arya Stark (Maisie William) eran de los más elaborados porque era uno de los personajes más complejos.

Cuando empezó la serie, Maisie tenía 12 años. 

Al principio de la serie basada en las novelas de George R. R. Martin, Arya es apenas una niña y utiliza vestidos acorde a su edad. Sin embargo, al ser de una familia prominente, sus atuendos debían reflejar determinado estatus, aunque ella se negaba a dejarlos así. A diferencia de los que lucía su hermana Sansa (Sophie Turner), ella siempre los levantaba en la cintura con un cinto de cuero y más adelante le arranca las mangas a su traje para que fuera más fácil maniobrar la espada. Ser una señorita apropiada nunca fue una de sus preocupaciones.

En las siguientes temporadas de "Game of Thrones", Arya ya no vive en ningún palacio y huye de las garras de los Lannister, que asesinaron a su padre. Allí debe utilizar un traje que imita al de su maestro de espada braavosi. Esto no solo la ayuda a pasar desapercibida, también le ayuda a ocultar que es mujer, algo fundamental para su supervivencia.

Su personaje es el que tuvo uno de los arcos más interesantes. 

Esto fue algo fundamental para ese personaje de "Game of Thrones" y que no solo tuvo relevancia en la segunda temporada sino a lo largo de la serie. Arya nunca fue el ejemplo de feminidad de esa sociedad, pero mientras más se alejaba de lo conocido, era vital que supiera mantenerse oculta y protegerse. Si se descubría que era mujer, esto le sería prácticamente imposible.

 

Su regreso a la familia y el último gran cambio

Luego de entrenar con los hombres sin rostro para poder conseguir su tan ansiada venganza, Arya regresa a Winterfell y se reencuentra con lo que queda de su familia. Cuando deja de ser “nadie” y recupera su nombre, Stark, vuelve a usar el color gris, característico de la familia. 

Su final es uno de los pocos que dejó complacida a la audiencia porque se respetó su crecimiento y desarrollo a lo largo de la serie. 

Pero no solo honra a los Stark con las pieles en tonos grises, también a los Tully, la familia de su madre. Esto se ve reflejado en todos los tonos de azules de su traje. Además, en la última temporada de "Game of Thrones" empieza a utilizar el cabello como su padre, Eddard. También suma una capa con piel, algo que resalta su raíz en el norte y su frío clima.

Otras Noticias