ZOE MCLELLAN

Robo, secuestro y amenazas de muerte: una actriz de "NCIS" está prófuga de la Justicia

Su desaparición es un misterio y ha recibido todo tipo de acusaciones por su comportamiento.
miércoles, 28 de julio de 2021 · 19:28

Zoe McLellan, más conocida por su papel de la agente Meredith Brody en “NCIS” y “NCIS: New Orleans”, es buscada intensamente por el secuestro de su hijo, Sebastian, de 8 años de edad. Si bien en mayo de este año se emitió una orden de arresto en su contra, hoy en día sigue prófuga de la Justicia.

Según un informe publicado recientemente por Radar Online, Jean Pierre J. P. Gillian, su exmarido y padre del niño, manifestó que este no sería el único delito que tiene en su haber. Gillian fue arrestado en enero de 2020, cuando la actriz denunció que había abusado sexualmente de su pequeño y que, además, había otras víctimas.

Luego de pasar cuatro meses en la cárcel, a J. P. se le retiraron los cargos por falta de pruebas y fue liberado. Ahora, arremetió contra su ex y lanzó una advertencia sobre su salud mental.

Zoe estuvo casada con J. P. Gillian desde 2012 hasta 2016.

Desde hace tiempo, Gillian y su equipo legal trabajan arduamente para dar con el paradero de Zoe McLellan, quien, de ser detenida, enfrentaría cargos por secuestro, robo y privación de la custodia de niños.

Aunque la orden fue emitida meses atrás en Los Angeles, aún no hay ninguna novedad de ella ni de Sebastian. No obstante, se cree que podrían estar en algún lugar de Louisiana, donde fueron vistos por última vez.

Con toda esta movida legal, la intención de Gillian no es solo limpiar su nombre y redirigir la condena social, sino también que pretende dejar en claro que Zoe podría ser un peligro para ella misma y para su hijo.

Pese a las fuertes declaraciones de su exesposo, Zoe no se ha pronunciado al respecto ni ha dado ningún tipo de señal.

“Me gustaría restaurar algún tipo de verdad de lo que realmente sucedió en contraposición a lo que lees en línea, donde básicamente soy retratado como este monstruo. Y sería un monstruo si le hiciera esas cosas a mi hijo, obviamente”.

Amenazas de muerte

Además de acusar a Zoe McLellan del secuestro de su hijo, J. P. Gillian contó que un ex agente penitenciario se habría puesto en contacto con él para advertirle que le querían hacer daño.

De acuerdo a su relato, Zoe McLellan se habría comunicado con el agente para preguntarle si podía hacer algún tipo de arreglo y acabar definitivamente con la vida de Gillian.