ARNOLD SCHWARZENEGGER

La ridícula compra que Arnold Schwarzenegger hizo para recordar su desconocido pasado

El actor que hoy celebra sus 74 años tuvo una increíble vida y tiene peculiares objetos para recordarla.
viernes, 30 de julio de 2021 · 13:15

El actor Arnold Schwarzenegger celebra hoy sus 74 años y en todo ese tiempo ha tenido una vida de película. De vivir en Austria y empezar su carrera como fisicoculturista a mudarse a Estados Unidos, ser una estrella de cine y hasta gobernador del estado de California. Anécdotas no le faltan y es de tener pequeños recuerdos de ella, pero puede que el más curioso sea el tanque de guerra que adquirió por una inmensa cifra.

A los 18 años, el protagonista de “Terminator” tuvo que hacer el servicio militar obligatorio, una exigencia en su Austria natal. Para pasarlo, debía hacer al menos un año en el ejército y elegir una división. Al parecer, al joven Arnold le llamaban la atención los tanques y esa fue su elección, pero su paso por allí no estuvo libre de inconvenientes.

El actor es conocido por sus roles de estrella de acción y su peculiar acento.

Pero para Schwarzenegger su tiempo allí también estuvo repleto de momentos memorables que quería preservar. Por tal motivo, en la década del 90, cuando ya era una estrella internacional consolidada y más que exitosa, decidió hacerse de un regalo de lo más peculiar: un tanque M 47 Patton.

El increíble vehículo militar de 50 toneladas llegó en un vuelo desde Austria hasta su residencia en Estados Unidos en 1992. Por él, Arnold Schwarzenegger pagó 20 mil dólares y hasta el día de hoy, lo tiene en su casa. No obstante, no puede decirse que sea el mismo, ya que en estas tres décadas le han hecho varias modificaciones para mantenerlo.

 

No era el mejor soldado, mucho menos el mejor conductor de tanques

Cuando Arnold entró al servicio militar tenía tan solo 18 años, pero para ese momento ya era conocido como un levantador de pesas y sabía que quería dedicarse al fisicoculturismo, por lo que su atención no estaba puesta por completo en las tareas que tenía que hacer allí. Quizás por eso puedan explicarse los tres incidentes que tuvo con los tanques.

Cuando entró en el ejercito, Arnold ya era conocido en el mundo del fisicoculturismo y había ganado una competencia internacional.

El primer gran problema que tuvo fue durante la primera misión de su pelotón. Al ser el encargado del tanque, tenía que asegurarse de que todo se mantuviera como correspondía, pero esa noche en particular, Schwarzenegger no prestó especial atención a los cuidados del vehículo. Tenían que pasar la noche a la intemperie y cómo él era el conductor del tanque, debía dormir debajo de el. Sin embargo, se despertó en medio de la noche y pudo ver estrellas: cuando se levantó, vio que el tanque que debía cuidar se había movido porque no le había puesto el freno. El vehículo estaba en el río y el cañón enterrado en el lecho.

Tuvo que pedir una baja especial del ejército porque los conductores de tanques debían estar tres años en lugar de uno, como el resto.

Pero esa no fue la única ni la última vez que le sucedió algo semejante. En otra ocasión manejaba otro tanque sin prestar atención y chocó contra uno de los edificios de la base. Rompió la pared, un caño de agua y un caño de gas. La tercera vez hizo carreras con otro compañero y rompieron varios árboles mientras bajaban a toda velocidad por una colina.

Otras Noticias