CASEY AFFLECK

Hermano menor, actor famoso y acusado de abusos: la polémica vida de Casey Affleck

El actor cumple 46 años y su carrera tiene altibajos demasiado marcados en los que se destacan los señalamientos en su contra.
jueves, 12 de agosto de 2021 · 14:16

Las dinastías actorales en Hollywood no son casos extraños, ya que muchos hijos siguen los pasos de sus padres o hermanos deciden encarar la misma carrera, pero suele ocurrir que uno siempre es más reconocido que el otro. Para Casey Affleck durante mucho tiempo fue el caso. Vivir en la sombra de Ben no era algo fácil, pero supo abrirse camino y encarar sus propios proyectos, aunque su ascenso no estuvo exento de polémicas.

El actor que hoy celebra sus 46 años empezó su carrera de manera muy tímida en 1988. Con 13 años interpretó al hermano del personaje de Kevin Bacon en la película televisiva “Lemon Sky”. También apareció en la miniserie “The Kennedys of Massachusetts”, de ABC. Pero él quería más y por eso, cuando terminó el secundario, se mudó junto a su hermano Ben y el amigo de ambos, Matt Damon, a Los Angeles. Allí llegó su primera película: “Todo por un Sueño” (To Die For)”.

Matt Damon y Ben Affleck ganaron el Óscar a mejor guion original por “En Busca del Destino (Good Will Hunting)”.

Animado y con solo 20 años, Casey creyó que su carrera avanzaba de manera genial, pero su siguiente participación en la industria lo desilusionó de tal forma que decidió abandonarla por completo e ir a la universidad. Allí estudió política, pero la interpretación lo llamaba y finalmente regresó con un rol en la película escrita por Ben y Matt “En Busca del Destino (Good Will Hunting)”. Así, muy de a poco y con roles secundarios, se estableció en la industria, pero nunca con la fama que tenía su hermano. 

Los finales de la década del 90 y principios de los años 2000 fueron iguales para Casey. Si bien siempre actuaba y estaba presente en la pantalla, no se destacaba como protagonista, aunque en 2007 su carrera dio un vuelco. Su primer gran protagónico llegó con “El Asesinato de Jesse James por el Cobarde Robert Ford (The Assassination of Jesse James by the Coward Robert Ford)”. Allí trabajó junto a Brad Pitt y su encarnación del personaje de James le valió su primera nominación al Óscar. Después de eso trabajó en la primera cinta dirigida por su hermano, “Desapareció Una Noche (Gone Baby Gone)”,que si bien no tuvo el mismo éxito que la otra, ayudó a consolidarlo como una estrella.

“El Asesinato de Jesse James por el Cobarde Robert Ford (The Assassination of Jesse James by the Coward Robert Ford)” es considerada la adaptación más fiel a la historia real.

 

El inicio de la polémica y las acusaciones en su contra

En 2010, Casey lanzó su primera cinta como director. Se trataba de un falso documental protagonizado por su amigo y cuñado Joaquin Phoenix, “I'm Still Here”. Allí, hacían una especie de experimento acerca de la presión de los artistas y cómo los medios de comunicación jugaban un gran papel en eso. Pero si bien la película recibió críticas mixtas, lo que trascendió fueron las acusaciones en su contra por abuso y acoso sexual. 

Fuente: (Magnolia Pictures)

Magdalena Gorka, directora de fotografía de la película, aseguró que Affleck se había metido en su cama cuando ella dormía y la había abrazado. Amanda White, una productora, confesó que él la había agarrado de manera violenta luego de que ella lo rechazara. Además, ambas señalaron que, como persona a cargo del set, dejaba pasar las situaciones de acoso o violencia en contra de las mujeres.

Casey ganó el Óscar a mejor actor por su brillante y desgarradora interpretación en "Manchester Sobre el Mar (Manchester by the Sea)". Cuando le dieron el premio, muchos asistentes no aplaudieron a modo de protesta.

Ambos casos fueron arreglados por fuera de la Corte y llegaron a acuerdos monetarios con las víctimas, pero la voz ya se había corrido y con el surgimiento del movimiento “Me Too”, los casos de ese estilo cobraron una gran fuerza. Luego de años de estar en silencio, el actor admitió que durante mucho tiempo prefirió no decir nada para no quitar del foco a las víctimas. El año pasado no solo admitió estar a favor del movimiento, también reconoció haber hecho cosas “de las que se arrepentía”. “Me comporté de una manera y permití que otros actuaran de una forma que realmente era poco profesional, y lo siento. Toleré ese tipo de comportamiento de otras personas y desearía no haberlo hecho”, reconoció en una entrevista con AP. “De alguna manera pasé de estar a la defensiva a colocarme en un lugar más maduro, tratando de encontrar mi propia culpabilidad”, concluyó.

Otras Noticias