BASTARDOS SIN GLORIA (INGLOURIOUS BASTERDS)

Conoce la historia real que inspiró a “Bastardos sin Gloria”, uno de los mayores éxitos de Tarantino

La emblemática película del realizador cumple 12 años desde su estreno.
miércoles, 18 de agosto de 2021 · 20:42

La película “Bastardos sin Gloria (Inglorious Basterds)” ha sido considerada como una de las mejores obras de la filmografía de Quentin Tarantino. Estrenada en 2009, la cinta que se realizó con un presupuesto de 70 millones de dólares terminó por recaudar más de 321 millones en la taquilla, además de conseguir ocho nominaciones a los Premios de la Academia de aquel año.

La película protagonizada por Brad Pitt sigue a un grupo de ocho hombres judío-americanos mientras planean un complot para derribar a los nazis de alto rango, lo que incluye al mismísimo Adolf Hitler. Pero aunque gran parte de los elementos son ficticios, el celebrado realizador logró inspirarse en algunos hechos históricos y mezclarlos en su guion.

 

La unidad real en la que se basó “Bastardos sin Gloria”

En “Bastardos sin Gloria” el grupo titular está formado por soldados estadounidenses de origen judío, una decisión que beneficia enormemente la viabilidad comercial de la película con estrellas de la talla de Pitt.

Sin embargo, en la vida real, hubo una unidad parecida a los “bastardos” del filme que estaba formada solo por judíos. Estos, a diferencia de la ficción, no se complacían en asesinar a otros humanos ni tenían apodos engrandecedores.

Por su participación en la película, Christoph Waltz se llevó el Óscar al mejor actor de reparto.

Según Uproxx, los verdaderos “Bastardos sin Gloria” eran una unidad británica conocida como X-Troop. De acuerdo al portal, su tarea se basaba en la recopilación de información sobre los nazis con la motivación de que ya habían experimentado los horrores del antisemitismo nazi en su país y querían proteger a sus familias, o en algunos casos, buscar venganza. La mencionada tropa estaba conformada por 88 hombres,  21 de los cuales murieron en acción, y otros 22 sufrieron heridas graves.

En cuanto al asesinato de Hitler, si bien los documentos expresan que se suicidó junto a su esposa Eva Braun y sus cuerpos calcinados fueron encontrados en su búnker en 1945, anteriormente varios intentaron acabar con el Führer.

De hecho, los historiadores han documentado al menos 42 complots. Uno de ellos tuvo lugar en 1932, cuando un desconocido intentó envenenar a Hitler en el Hotel Kaiserhof de Berlín.

Quentin Tarantino trabajó en el libreto del filme durante una década.

Dos años más tarde, un voluntario militar alemán llamado Beppo Römer planeó matar a Hitler, pero fue rápidamente detenido. Años después, volvió a conspirar con el grupo Círculo Solf, pero el plan fue descubierto por la Gestapo.

Otro documento expresa que en noviembre de 1939, un carpintero llamado Georg Elser colocó una bomba en una cervecería de Múnich con la esperanza de matar a Hitler. El plan fracasó estrepitosamente, ya que 8 personas inocentes murieron y otras 62 resultaron heridas.

Un papel central de la película fue escrito para Adam Sandler, pero este dejó escapar la oportunidad.

Sin duda, a lo largo de una década de trabajo, Quentin Tarantino logró fusionar magistralmente la historia con la ficción en el libreto de “Bastardos sin Gloria”, y de alguna forma, logró reescribir los hechos históricos y hacerse un lugar destacado en la industria de Hollywood.

Otras Noticias