ELVIS PRESLEY

Excesos, divorcio y mansiones: Elvis Presley murió en bancarrota tras perder su descomunal fortuna

La familia del artista logró reivindicar su nombre y lo convirtió en la franquicia más exitosa de la historia.
martes, 24 de agosto de 2021 · 11:41

Elvis Presley falleció en 1977 a los 42 años. Reconocido por redefinir el rock and roll entre la década del 50 y el 60 y a pesar de haber sido la figura más representativa de su época, murió en bancarrota luego de despilfarrar gran parte de su millonaria fortuna. A pesar del hostil contexto en el que el músico abandonó el mundo, su familia logró reivindicar su nombre convirtiéndolo en una de las franquicias más exitosas de Estados Unidos.

Elvis Presley nació en Tupelo, Misisipi, el 8 de enero de 1935.

Con más de 600 millones de discos vendidos alrededor del mundo y un caché de 1 millón de dólares por presentación, el rey del rock and roll alcanzó el número 1 de todas las listas de éxitos con 21 discos y 35 sencillos. La fama le permitió construir un patrimonio de 5 millones de dólares que, para el momento de su muerte, eran casi inexistentes.

Según lo explicitado en varias de sus biografías oficiales, la fortuna de Elvis Presley se diluyó por cuatro vías claras: propiedades, su divorcio, drogas y fiestas multitudinarias. En 1957, Elvis adquirió su emblemática mansión “Graceland” de 23 habitaciones por la suma de 100 mil dólares, cifra desorbitante para la época. Además, en los años siguientes, el compositor invertiría más de 500 mil dólares en distintas propiedades aledañas.

Presley es considerado una de las figuras más importantes de la cultura popular del siglo XX. 

A finales de la década del 60 ya era de público conocimiento que Elvis Presley se había convertido en adicto a las drogas y uno de sus médicos personales reveló que en 1977 le prescribió más de 10 mil dosis de sedantes, narcóticos y anfetaminas. Si bien se desconoce cuánto dinero invertía Elvis en sustancias, los informes de la época dictan que estaba inconsciente la mayor parte del tiempo, por lo que es posible imaginar que una pequeña fortuna se despilfarró en vicios.

Elvis y Priscilla se casaron en 1967 y su divorcio sucedió en 1973.

Además, en sus últimas giras, el cantante viajaba acompañados de su séquito de amigos, que se hacían llamar “Memphis Mafia” y se encargaban de utilizar el dinero de Presley en multitudinarias fiestas de excesos. La insostenible situación llevó a Elvis a divorciarse de su esposa, Priscilla, hecho que le costó muy caro al artista. El acuerdo incluyó 725 mil dólares de manera directa, la manutención de los hijos y el 50 % de la venta de las propiedades conjuntas. A pesar de que la separación se dio en excelentes términos, Elvis tuvo que cumplir con todos los requerimientos que exigió la ley.

 

La herencia de Elvis Presley

A pesar de que, en sus últimos años de vida, Elvis Presley se encontraba lejos de tener la fortuna que poseía en los mejores años de su carrera, todo lo que restaba quedó en manos de su padre, su abuela y su hija menor de edad, Lisa Marie. Tras el fallecimiento de sus familiares directos, todo quedó en manos de la niña y su madre, Priscilla, quien se encargó de elevar el imperio.

La exesposa de Elvis convirtió “Graceland” en un museo, hecho que consagró la propiedad como una de las mayores atracciones turísticas de Estados Unidos, después de la Casa Blanca. En la actualidad, el patrimonio neto de la figura de Elvis Presley es de 300 millones de dólares, hecho que lo transformó en el artista fallecido más lucrativo de la historia.

Otras Noticias