GLADIADOR (GLADIATOR)

El rodaje más conflictivo: la tragedia en el set de “Gladiador” que forzó un gran cambio

Una de las películas más relevantes de la historia del cine tuvo un complicado rodaje y debió lidiar con la muerte en medio de la filmación.
miércoles, 25 de agosto de 2021 · 19:00

La película “Gladiador (Gladiator)” es uno de los mayores éxitos de la historia del cine. La épica de Máximo Décimo (Russell Crowe) y su lucha contra el déspota emperador se ganó el aprecio de la industria, el amor de los espectadores y la devoción de la crítica. Con un resultado tan increíble, cuesta imaginar que el rodaje fue algo caótico, impredecible y que hasta tuvo que lidiar con la muerte de uno de sus protagonistas.

La película se estrenó el 5 de mayo del 2000.

El actor Oliver Reed tenía un rol fundamental en la cinta de Riddley Scott que se llevó el Óscar a mejor película. Allí le daba vida a Próximo, el entrenador, mentor y confidente de Máximo, que lo preparó para ser gladiador y el que finalmente lo libera. No obstante, esa última escena fue hecha de manera digital y con un millonario gasto en posproducción, ya que el icónico intérprete falleció antes de que concluya el rodaje, luego de una noche de varias copas.

Gladiador” tuvo un abultado presupuesto de 103 millones de dólares, algo que recuperó con creces en la taquilla internacional, pero que sin ninguna duda fue un gran dolor de cabeza para Dreamworks y Universal, pues debieron recrear a Reed de forma digital para poder completar su arco tras su fallecimiento.

El actor era famoso no solo por ser un gran intérprete y un talento inigualable, también por su debilidad ante la bebida, y por eso Ridley Scott le había pedido que no bebiera durante la filmación. Él aceptó, pero le dijo que lo haría los fines de semana. “Un domingo por la mañana, cayó muerto en el suelo de un pub. Probablemente tomó un par de pintas y dijo: ‘No me siento bien’, se acostó en la alfombra y murió”, confesó el cineasta en un artículo de Variety por el vigésimo aniversario de “Gladiador”. 

Oliver Reed ya contaba con una amplia carrera y tenía más de 120 créditos.

En el bar al que frecuentaba en Valletta, la capital de Malta, donde se llevaba a cabo la filmación de esa parte de “Gladiador”, asistió ese fin de semana la tripulación de un destructor británico. “Desafió a la tripulación a una especie de juego de bebida. Tomó un poco, se desmayó y murió. Aún tengo su cuenta del bar”, agregó David Franzoni, guionista de la película. 

Pero luego de la inesperada muerte de Reed, el guion de “Gladiador”, que ya había pasado por mucho arreglos y modificaciones, tuvo que ser reescrito para poder encontrarle un buen cierre al arco de Próximo. Si el actor no hubiera fallecido, tampoco lo habría hecho su personaje, pero era la única salida que pudieron encontrar ante tal contexto. Para completar sus escenas, utilizaron lo que tenían filmado, realizaron una copia digital y la pegaron sobre el cuerpo de un doble. Si bien es algo que en este momento suena usual, en 1999, cuando se filmó, era algo muy poco común y costó 3.2 millones de dólares hacer menos de dos minutos. 

La escena fue algo completamente innovador para la época.

 

El guion más improvisado del cine

Gladiador” es considerada una de las joyas del cine y al día de hoy se mantiene como una obra maestra, por eso cuesta imaginar que gran parte de lo que se vio en pantalla fue prácticamente improvisado. Cuando empezó el rodaje contaban con apenas unas páginas y las escenas se escribían la noche previa a filmarlas. 

"Gladiador" recaudó más de 457 millones de dólares en todo el mundo.

El rodaje duró cuatro meses y los llevó por todo el planeta, ya que al parecer la productora y el estudio no podían negarse a los pedidos de Scott. En una entrevista, Crowe confesó que varias veces ni siquiera sabían qué rodarían a la mañana siguiente y que él, Sott y Franzoni se encontraban en su casa para redactar el libreto con whisky de por medio. Sea cual sea la técnica utilizada, les resultó realmente efectiva.

Otras Noticias