SEAN CONNERY

A pesar de la fama y la fortuna que le dio, Sean Connery odiaba a James Bond y tenía una buena razón

El reconocido actor escocés que hoy cumpliría 91 le dio vida a la primera versión del agente 007, pero con los años llegó a resentirlo más de lo que cualquiera podría imaginar.
miércoles, 25 de agosto de 2021 · 11:57

El actor Sean Connery fue uno de los íconos del cine más importantes. Sus actuaciones siempre son recordadas y participó en más de cuarenta películas durante toda su carrera en los géneros más diversos. Sin embargo, siempre fue asociado con un rol en particular y ese era el papel de James Bond, aunque lo que pocos saben es que el intérprete resentía al agente 007 y lo peor que se le podía decir era algo relacionado a él.

El actor siempre daba de qué hablar, ya sea por sus dichos o por sus conflictos en los sets.

El ganador del Óscar que hoy cumpliría 91 años fue la primera persona en ponerse en la piel del agente especial del MI6. Los productores Albert Broccoli y Harry Saltzman vieron en el escocés el actor ideal para darle vida al personaje creado por Ian Flemming y durante seis films lo fue. Pero con los años su aprecio por el icónico rol disminuyó al punto de que no toleraba que le hablaran de él o que se lo asociara con él, algo por demás particular, ya que fue el rostro de ese nombre desde 1962 hasta 1971.

“Lo contratamos sin una prueba de cámara”, confesó Saltzman en una entrevista con The New York Times. Una vez que se estrenó “Agente 007 Contra el Dr. No (Dr. No)”, el rostro de Connery recorrió el mundo y lo convirtió en una estrella, pero con los años esto le pesó más de lo que esperaba. “Siempre he odiado a ese maldito James Bond. Me gustaría matarlo”, declaró alguna vez el actor a The Guardian cuando le preguntaron acerca de eso.

De hecho, sus mismos amigos sabían que Sean Connery no era feliz con el personaje y con ser asociado a él constantemente. “Si eras su amigo durante la primera época, no tocabas el tema de Bond. Era, y es, un actor mucho mejor que simplemente interpretar a James Bond, pero se convirtió en sinónimo de Bond. Iba caminando por la calle y la gente decía: ‘Mira, ahí está James Bond’. Eso le disgustaba especialmente”, confesó Michael Cane, gran amigo del nacido en Edimburgo, en una entrevista con The Wall Street Journal.

En 1964, Connery dijo: "Nunca negaré que Bond me hizo, y por eso estaré agradecido por siempre".

 

Históricos papeles a los que les dijo que no

Sean Connery era uno de los actores más respetados de la industria, incluso cuando se sabía que era alguien complicado a la hora de trabajar en el set y relacionarse con otros. Esto no importaba a los estudios, querían sumarlo a todos los grandes proyectos y le ofrecían enormes sumas de dinero, pero él los rechazaba y de la manera más pública imaginable.

Sean Connery recibió un Óscar, dos BAFTA y tres Golden Globes.

Esto ocurrió cuando New Line Cinema quiso contratarlo para hacer de Gandalf en la épica saga de “El Señor de los Anillos (The Lord of the Rings)”. En una conferencia de prensa, Connery dijo que le parecía ridículo y que no le encontraba el sentido a esa cinta. Furiosos, los ejecutivos retiraron la oferta y decidieron darle el papel a Ian McKellen, ahora la única persona que puede asociarse al mago de la Tierra Media. Algo muy similar ocurrió con el rol de Hannibal Lecter en “El Silencio de los Inocentes”, querían que él le diera vida, pero les respondió que le resultaba un tanto desagradable y de mal gusto. Luego apareció Anthony Hopkins y su inolvidable actuación le valió el Óscar a mejor actor.

Otras Noticias