TED BUNDY

Sentarse frente a un asesino: Ted Bundy vuelve a la pantalla grande con una cinta de Elijah Wood

La película recorre los últimos años del asesino serial y cómo confesó sus crímenes a un agente del FBI.
sábado, 28 de agosto de 2021 · 12:00

La fascinación de Hollywood con los asesinos seriales no es algo nuevo. Desde la década de los 70, cuando infames casos empezaron a hacerse conocidos y estos villanos de la vida real proliferaron, la industria encontró allí un vehículo ideal para contar historias. Al día de hoy, los casos famosos de esas décadas mantienen a las audiencias cautivas y por eso vemos tantos ejemplares del género. Ted Bundy es uno de los más conocidos y más retratados, pero eso no quita que no puedan encontrarse nuevos ángulos de la historia, y la reciente película “No Man of God”, protagonizada por Elijah Wood, es un gran ejemplo de esto.

La película transcurre entre 1984 y 1989.

La cinta dirigida por Amber Sealey se estrenó en el festival Tribeca y desde ayer está disponible de manera digital y en salas de cine. En “No Man of God” no se muestran los crímenes del asesino serial responsable de al menos 30 homicidios, tampoco el juicio o su intento de fuga. La película se centra en su tiempo en prisión y sus conversaciones con el agente del FBI Bill Hagmaier, que entabló una especie de “amistad” con el criminal y logró que confesara antes de su muerte. 

El encargado de darle vida a Hagmaier es Elijah Wood, conocido por interpretar a Frodo en la saga de “El Señor de los Anillos (The Lord of the Rings)”. El actor confesó que el rol fue complejo, pero que obtuvo la ayuda del verdadero Bill y logró ponerse en la mente de la persona que pudo romper las barreras de Ted Bundy. “Entendí mucho sobre lo que sucedió. Para mí, se trataba más de cosas sutiles, como: ¿Estabas ansioso antes de tu primera reunión? ¿Qué tipo de investigación hizo antes de esa primera reunión para prepararse para ella? ¿Habló con varias personas antes de conocer a Ted para evaluar cómo hablar con él?”, reveló Elijah en una entrevista con Salon.

Ted Bundy estuvo muchos años en el corredor de la muerte y fue ejecutado en el estado de Florida el 24 de enero de 1989, a los 42 años.

Frente a Wood estaba Luke Kirby en la piel de Ted Bundy, que también logró meterse de lleno en la cabeza del asesino y transmitir todo lo que el verdadero Bill Hagmaier les había contado sobre el tétrico personaje. “Al final de su vida, Ted consideró a Bill como su mejor amigo y le entregó sus últimas posesiones terrenales, lo poco que le quedaba, y esto indica lo que Ted sentía por Bill, que no era lo que Bill sentía por Ted. Había una humanidad allí. Bill diría que se conectaron como humano a humano”, agregó el actor de 40 años. 

“Tenía que haber algo de comprensión. Dos personas no pueden estar sentadas en una habitación sin que existan puntos en común, eso se explora a lo largo de la película”, agregó el protagonista de la cinta basada en los últimos años de Ted Bundy.

Fuente: (RLJE Films)

 

Los asesinos seriales como fenómenos de masas

Desde que los casos empezaron a popularizarse y a ser mediáticos, existió una gran fascinación por parte del público alrededor de este tipo de casos. Elijah Wood no es ajeno a esto y es uno de los motivos por los que no dudó en sumarse a “No Man of God”. “Siempre me han fascinado los verdaderos crímenes y los asesinos en serie. Tiene múltiples capas, ya que en un aspecto se trata de la psicología porque es tan ajeno a la forma, con suerte, en que todos pensamos. No creo que ninguno de nosotros tenga impulsos asesinos, por lo que es fascinante entender psicológicamente qué haría que alguien quisiera hacer esas cosas”, reflexionó.

También confesó que Ted Bundy en particular es una caso que lo fascina. “Era inteligente, aunque tal vez no en la medida en que decía que lo era. Se dedicó a la política local y estudió derecho. Trabajó en un centro de atención telefónica de crisis y, de hecho, salvó la vida de personas. Era muy atractivo y carismático”, recordó Wood. “Tenía todas estas cualidades que, en la superficie, nunca imaginarías que le pertenecen a una persona capaz de lo que él era capaz. Creo que por eso sigue perdurando como una fascinación. No tiene sentido, más que cualquier otro asesino en serie que se me ocurra”, sentenció.

Otras Noticias