EL MAGO DE OZ (THE WIZARD OF OZ)

La mentira detrás del camino amarillo: la tortuosa experiencia de los actores en "El Mago de Oz"

El clásico de Hollywood fue un verdadero infierno para sus intérpretes, que lidiaron por años con las consecuencias del rodaje.
domingo, 29 de agosto de 2021 · 10:56

Pocas películas tienen el renombre o fama que alcanzó "El Mago de Oz (The Wizard of Oz)", el clásico de 1939 protagonizado por Judy Garland. Pero así como dejó una marca imborrable en la historia de Hollywood, también fue responsable de las peores historias de la industria en cuanto a la experiencia de los actores. Lesiones, envenenamiento y cicatrices que tardaron años en borrarse fueron la herencia de la cinta que es mucho más oscura de lo que se imagina. 

La película fue considerada "cultural, histórica y estéticamente significativa" por el Congreso de Estados Unidos.

La película basada en el libro infantil de L. Frank Baum fue dirigida por Victor Fleming y al día de hoy es considerada como una de las piezas audiovisuales más importantes del siglo pasado. Sin embargo, para conseguir ese resultado, los actores tuvieron que vivir una tortuosa experiencia. Ray Bolger, el encargado de darle vida al Espantapájaros, tuvo que lidiar con marcas en su rostro por un año después de concluida la filmación por lo terrible que era el maquillaje que utilizaban.

El diseño del personaje es icónico y se mantiene como uno de los mayores ejemplos de efectos prácticos en el cine, pero no es algo que se pueda replicar. Las técnicas de maquillaje utilizadas en “El Mago de Oz” serían completamente inconcebibles el día de hoy por lo dañinas que eran para los intérpretes. 

En un principio, él iba a ser el Hombre de Hojalata, pero a último momento decidió cambiar de rol con Buddy Ebsen, el que había sido elegido originalmente para ponerse en el ropaje del Espantapájaros. Contentos con su decisión, creían que todo saldría bien, pero Ebsen tuvo que dejar "El Mago de Oz" porque el maquillaje que se usaba para simular la piel metálica contenía aluminio y sufrió un grave caso de envenenamiento. Cuando fue reemplazado por Jack Haley, el departamento de maquillaje cambió el polvo de aluminio por una pasta, aunque esto no evitó que sufriera otras consecuencias. 

La cinta tuvo un presupuesto de 2.7 millones de dólares.

 

El maltrato sufrido por Judy Garland

Si “El Mago de Oz” es recordada aún, es gracias a la increíble actuación de Judy Garland como Dorothy. Sin embargo, ella no disfrutó su tiempo en el set del clásico y vivió experiencias que la perseguirían por el resto de su vida. Durante el rodaje, era constantemente criticada por su apariencia, su talla y mucho más, pero los productores tenían una solución “mágica” para todo eso: pastillas. La actriz de entonces 17 años era forzada a consumir drogas para mantenerse despierta y activa, y así poder conseguir todas las tomas.

Según varios reportes, Judy fue abofeteada por el director por reírse demasiado en el set.

Además, le daban pastillas dietéticas para controlar su peso y le tenían preparado un estricto régimen de comida para garantizarse que fuera lo suficientemente delgada. También le realizaron constantes modificaciones a su vestuario para apretar su pecho y que no se notara, pues su idea era mantener la imagen infantil y el cuerpo de una joven de 17 años no daba esa impresión.

Otras Noticias