MARISKA HARGITAY

Misterio y tragedia: el imponente palacio en el que Mariska Hargitay vivió sus años más felices

La protagonista de "La Ley y el Orden" padeció una fuerte pérdida en su infancia.
domingo, 12 de septiembre de 2021 · 10:43

Mariska Hargitay es, sin dudas, una de las actrices más relevantes de la escena televisiva actual. Su personaje de Olivia Benson en “La Ley y el Orden” la posicionó como una de las intérpretes mejor pagas de la industria audiovisual, rol por el que percibe más de 11 millones de dólares por temporada. Sin embargo, pocos conocen el lujoso y dramático pasado de la actriz, quien transcurrió sus primeros años de vida en un palacio perteneciente a su madre, Jayne Mansfield.

Mariska nació en enero de 1964.

La madre de la protagonista de “La Ley y el Orden” fue una reconocida actriz de la década del 60 considerada un ícono sexual y estuvo a punto de destronar a Marilyn Monroe como la mujer más hermosa del planeta. Antes de perder la vida en un fatídico accidente vial, Mansfield estuvo casada con Mickey Hargitay, un modelo y fisicoculturista, y fruto de la relación llegaría la famosa actriz. En los años de su niñez, Mariska Hargitay vivió junto a sus padres en el famoso Palacio Rosa, propiedad reconocida dentro de la industria y a la altura de Pickfair, Falcon Lair o Corrohossis by the Sea.

A modo de honrar el trayecto de su madre, que recibió el título de Miss Universo, Hargitay inició su carrera como modelo.

La mansión tenía más de 920 metros cuadrados, 8 baños, 7 dormitorios y ambientes plagados del alegre color que le aportó su nombre. El sol californiano le otorgaba el broche de oro a la suntuosa propiedad, que poseía fuentes que emanaban constantemente champagne. Hasta sus 3 años, este fue el contexto en el que se crio Mariska Hargitay, antes de que el destino la convirtiera en huérfana. En 1967, un accidente automovilístico se llevó la vida de sus padres y solo ella y sus hermanos lograron sobrevivir al tórrido episodio. A partir de allí, grandes misterios rodearon al icónico palacio.

Posteriormente, Mariska estudió artes dramáticas en la UCLA.

Tras el fallecimiento de los padres de Hargitay, el Palacio Rosa tuvo propietarios acordes a la importancia de la mansión. Cass Elliot, el cantante de la agrupación The Mamas and the Papas, fue el primero en adquirir el palacio y, posteriormente, fue comprado por el exBeatle Ringo Starr. El músico llegó afirmar que cada vez que intentaba pintar las paredes de otro color, mágicamente el rosado volvía a aflorar. El último habitante célebre de la mansión fue el cantante Engelbert Humperdinck, quien afirmó ver fantasmas en sus rincones. En el año 2002, un corredor inmobiliario decidió demoler la propiedad y allí terminó la leyenda de una de las estrellas de Hollywood más olvidadas de la historia.

 

Mariska continúa cercana a lujosas propiedades

A pesar de no haber heredado el Palacio Rosa de su madre, Mariska Hargitay no vive para nada mal en la actualidad. Tras su casamiento con el actor Peter Hermann en el año 2004, la actriz se mudó a una envidiable propiedad en New York.

Hasta hace dos años y junto a su esposo, la actriz habitó una de las típicas mansiones del Upper East Side neoyorquino de 640 metros cuadrados y valuada en 9 millones de dólares.

Otras Noticias