Entretenimiento

La triste presentación de The Rolling Stones que solo convocó a 3 personas

El mito de una de las funciones más singulares de la banda británica.
lunes, 13 de septiembre de 2021 · 21:00

The Rolling Stones se han constituido como una de las bandas más famosas y convocantes de la historia, pero todo comienzo tiene sus peripecias y la banda británica no estuvo exenta de ellas. Su camino en la música comenzó a principios de los 60, mientras el rock estaba dominado por The Beatles, pero los Stones trajeron otra propuesta, más ligada al blues y algo más desfachatada.

La banda que luego sería responsable de hits como "Angie" y "You Can't Always Get What You Want" tuvo algunos de sus primeros shows en el Crawdaddy Club de Londres, y uno de ellos fue especialmente singular. El día 24 de febrero de 1963 estaban preparados para presentarse y la leyenda dice que solo fueron tres personas a verlos. Otras versiones de la historia citan que eran treinta personas en el público, mientras que otros aseguran que fueron sesenta.

La primera presentación en vivo de la banda fue en abril de 1963.

En aquel momento, The Rolling Stones estaba compuesta por Mick Jagger, Bill Wyman, Brian Jones, Charlie Watts, Ian Stewart y Keith Richards, y el dueño del lugar solo había accedido a pagarles 1 libra por músico. De todos modos era un buen comienzo para la banda, y así empezaron a presentarse dos veces por semana en el mencionado lugar.

Charlie Watts continuaría hasta la actualidad. Su fallecimiento fue el pasado 24 de agosto.

 

El recuerdo de la banda

El propio Keith Richards habló de estas épocas en su biografía "Life": "Mirando hacia atrás, mi lugar favorito era el Richmond Station Hotel simplemente porque ahí empezó todo. Giorgio Gomelsky, quien nos organizó de verdad y nos consiguió los shows en el Marquee y Station Hotel, fue alguien muy importante en el armado inicial. Era emigrante ruso, grande como un oso y con una energía y un entusiasmo increíbles".

The Rolling Stones luego se convertiría en una banda de estadio, algo que se sostiene hasta la actualidad, pero el principio no quedó solo como una anécdota, sino también como una experiencia formativa: "Los lugares eran chicos y eso encajaba con nosotros, sobre todo con Mick. El talento de Mick se desplegaba mejor en los espacios en los que apenas podías respirar. Quizás brillaba más aun de lo que brillaría más adelante".