OASIS

Juicios, plagios y terceros en discordia: Oasis y su histórica disputa con Coca Cola

La banda de los hermanos Gallagher experimentó graves problemas de derecho de autor y algunas ironías del destino.
domingo, 19 de septiembre de 2021 · 13:42

En el año 1994, la banda británica Oasis se abría camino dentro de la industria de la música de la mano de su álbum debut “Definitely Maybe”, producido por la compañía Creation Record. El disco rápidamente se convirtió en la placa más vendida de Reino Unido, pero varias demandas de plagio opacarían el flamante estreno de los hermanos Gallagher. El trabajo fue víctima de múltiples demandas de derechos de autor, y la más escandalosa llegaría de la mano de la multinacional Coca Cola.

En la actualidad, la banda se encuentra disuelta luego de una pelea irreconciliable ente los hermanos.

La gaseosa de etiqueta roja afirmaba que la canción “Shakermaker” de la banda de los hermanos Gallagher era una descarada copia de la canción “I'd Like to Teach the Worl to Sing”, compuesta por la agrupación The New Seekers para un comercial de la marca de la década del 70. De manera inmediata, la demanda tomó gran repercusión y Oasis perdió el devastador juicio por el que se vieron obligados a pagar grandes regalías por derechos de autor.

A partir de aquel momento, los miembros de Oasis le declararon la guerra a Coca Cola y en varias apariciones públicas afirmaron su predilección por Pepsi, la histórica competidora de la popular bebida gaseosa. Sin embargo, el paso del tiempo sanaría las heridas y 16 años después, los Oasis decidieron darle una nueva oportunidad a la multinacional. Lo que nadie imaginó era que, una vez más, el fantasma del plagio volvería a aparecer.

Fuente: (Coca Cola)

Oasis le otorgó a Coca Cola los derechos de su himno “Whatever”, que se utilizó en un popular comercial de la marca a inicios del 2000. Todo parecía estar resuelto y la histórica disputa había quedado atrás, pero una nueva demanda terminó con la aparente tregua. La relevancia que tomó la canción de la mano del popular comercial hizo que Neil Innes demandara a Oasis con la teoría de que “Whatever” era una copia de su sencillo “How Sweet is to Be an Idiot”. Una vez más, los juzgados se volverían en contra de los británicos y Oasis tuvo que acceder a abonar una suntuosa suma por plagio.

 

El puñal en el corazón para Oasis

Tras el tórrido momento junto a la multinacional Coca Cola, Oasis siguió la construcción de su camino como una de las agrupaciones de rock más icónicas de la historia. Luego de varios años de tranquilidad, una nueva demanda atacaría de lleno a su canción emblema “Wonderwall”. Varios escuchas pusieron en duda la autenticidad de la misma al encontrar grandes similitudes con la canción “Bonnie and Clyde” de Briggitte Bardot y Serge Gainsbourg del año 1962.

Si bien en esta oportunidad no existió un juicio explícito y nadie tuvo que abonar derechos de autor, los rumores atacaron al corazón mismo de la banda británica, ya que la originalidad de su más alabado hit fue puesto en duda.

Más de

Otras Noticias