BILL MURRAY

El último rústico: el excéntrico modo con el que Bill Murray mantiene contacto con sus directores

La estrella de Hollywood celebra su cumpleaños número 71, mientras continúa el rodaje del próximo film de Wes Anderson.
martes, 21 de septiembre de 2021 · 13:43

Hoy, la escena cinematográfica festeja el cumpleaños número 71 de Bill Murray, considerado uno de los grandes emblemas de la comedia. Con una vida llena de excentricidades y anécdotas imperdibles, el actor supo construir un inquebrantable mito alrededor de su figura, que permanece inamovible como uno de los grandes misterios de la industria mediática. Peleas, encontronazos con directores y su romance artístico con Wes Anderson son algunos de los infaltables en la biografía del artista. Sin embargo, existe un aspecto algo analógico de la vida de Bill Murray, que se lleva todos los aplausos dentro de su interminable lista de datos de color.

Bill Murray nació el 21 de septiembre de 1950 en Illinois.

Una carrera llena de títulos taquilleros que además se convirtieron en piezas de culto colaboraron en la construcción mitológica que acompaña al protagonista de “Lost in Translation (Perdidos en Tokio)”. Una de las historias más narradas por la escena de Hollywood cuenta que, en un determinado punto de su carrera, Murray decidió despedir a todos sus agentes, representantes y publicistas y escogió un modo algo rústico y ermitaño de seguir conectado con la escena cinematográfica.

Según cuenta la leyenda, Bill Murray posee un contestador automático de antaño que es el encargado de recibir los mensajes de los aclamados directores que desean contactarlo para sus producciones. Incluso figuras como Wes Anderson y Sofia Coppola han tenido que someterse a la estricta barrera del icónico contestador.

Su estilo de comedia es reconocido como humor seco, presentado sin variación de emociones o lenguaje corporal.

A partir de allí, el resto es una incógnita. La decisión de Murray de escuchar o no los mensajes que se almacenan en el prehistórico casete dependerá de su humor del día. Si por designios del destino, el actor presta su tiempo para escuchar alguna propuesta que le interese, el segundo capítulo de la comunicación será aún más bizarro. Al parecer, tras un contacto inicial con el director de turno, Murray exige que le envíen el guion a una máquina de fax ubicada en una ferretería. Según expresó en alguna oportunidad, este modo le resulta cómodo, a pesar de que en más de una oportunidad le valió perder importantes papeles como “¿Quién engañó a Roger Rabbit?”.

 

Festejo a la española

Por estos días, Bill Murray se encuentra instalado en la localidad de Chinchón, la ciudad madrileña que le brinda escenario a la resguardada nueva producción de Wes Anderson. En medio de su cumpleaños, se viralizó una imagen del actor con un fanático español, quien le otorgó un regalo muy especial.

En 2005, Murray recibió el Globo de Oro a mejor actor por su papel en "Lost in Translation (Perdidos en Tokio)".

Al parecer, el joven se acercó a Murray a sabiendas de que era su natalicio y le obsequió una caja que contenía torreznos de Soria, una tapa clásica de la localidad. El actor recibió el obsequio con mucho agrado y hasta se tomó una postal con el dedicado fanático.

Otras Noticias