Argentina

La vacuna de Oxford y AstraZeneca llega a Argentina

Se distribuirán 150 millones de dosis en Suramérica y Centroamérica.
domingo, 17 de enero de 2021 · 14:32

Argentina recibió las vacunas desarrolladas por la universidad de Oxford y AstraZeneca para ser parte del programa de vacunación que arrancó con el fármaco ruso Sputnik V.

La ANMAT (por sus siglas, Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología), ente regulador argentino, aprobó la inyección realizada por el binomio científico y recibirán 22.4 millones de dosis.

Alberto Fernández anunció el pasado 12 de agosto su colaboración con México para producir las vacunas del binomio científico.

Por otro lado, los dos laboratorios científicos tendrán como objetivo distribuir en Suramérica unas 150 millones de vacunas, para garantizar la debida distribución en la región americana con excepción de Brasil.

Los fármacos serán producidos a nivel local por la compañía especializada en productos médicos mAbxience, y envasados por el laboratorio Liomont, compañía de México.

Desde que comenzó la pandemia Oxford y AstraZeneca han trabajado en conjunto para desarrollar la vacuna contra el coronavirus.

Este convenio para suministrar las dosis de los dos gigantes científicos será financiado por la Fundación Carlos Slim, filántropo y empresario mexicano, y se está llevando a cabo por la gravedad de la pandemia en el territorio de América del Sur y Centroamérica.

Durante el pasado mes de diciembre, El Reino Unido aprobó el uso de la vacuna de Oxford y AstraZeneca, que ha ayudado en el proceso de distribución de las vacunas a todos los británicos.

Carlos Slim destacó la trayectoria de distribución de vacunas en México para erradicar enfermedades.

El presidente de AstraZeneca para el Cono Sur, Agustín Lamas, le informó al medio de comunicación Infobae que están en “los pasos finales del proceso de fabricación y suministro, permitiendo que nuestro país y Suramérica tengan una vacuna efectiva, segura, fácil de almacenar (2-8 grados)”.

Y procedió: “Si bien no sabíamos si nuestra fórmula resultaría eficaz, confiamos en la trayectoria de los científicos con los que trabajamos y nuestra alianza con la Universidad de Oxford y nos propusimos allanar el camino para tener todo listo en el caso de tener éxito”.