Economía

Argentina hace historia e implementa un aporte solidario para que los ricos ayuden a frenar la crisis

La normativa ya entró en vigencia y se publicó en el Boletín Oficial.
viernes, 29 de enero de 2021 · 10:52

Este viernes, el Gobierno de Argentina reglamentó el impuesto a la riqueza, con el que espera recaudar unos 450 mil millones de dólares que ingresarán al Fisco.

La normativa entró en vigor luego de ser publicada en el Boletín Oficial. De acuerdo a la información, tal aporte extraordinario trata de frenar la crisis generada por la pandemia en suelo argentino.

La ley que grava a las grandes fortunas fue impulsada por el diputado argentino Máximo Kirchner y el dirigente del Partido Solidario Carlos Heller.

A partir de ahora, la responsabilidad de hacer cumplir este decreto a unos 12 mil contribuyentes quedará en manos de la AFIP (Administración Federal de Ingresos Públicos) de Argentina.

Entre las medidas que establecerá la AFIP, estará la forma de pago, la presentación de declaraciones juradas, un plazo definido y otros aspectos asociados a la recaudación promovida por la República Argentina.

El Aporte Solidario y Extraordinario había sido promulgado el pasado 18 de diciembre y esperaba por aprobación.

En la resolución que fue publicada esta madrugada en el Boletín Oficial de la Argentina, se pone de manifiesto que este aporte “se creó con carácter de emergencia y por única vez”.

Además, establece que “recae sobre las personas humanas y sucesiones indivisas, residentes en el país y en el exterior, cuyo valor total de bienes esté por encima del monto que allí se especifica”.

El alcance de la ley es para fortunas superiores a los 200 millones de dólares.

En esa misma línea, la publicación detalla el plazo para efectuar el referido retorno, explica qué bienes abarca y, además, advierte sobre posibles escenarios de “variaciones operadas en los bienes sujetos al aporte durante los 180 días inmediatos anteriores a la fecha de entrada en vigencia de la citada ley”.

Con esta nueva ordenanza, las críticas de los sectores empresarios no se hicieron esperar. Sin embargo, la población que se ha visto más afectada en estos últimos meses celebra la decisión del Gobierno argentino.